A tono con la iniciativa global 5by20, Coca-Cola Paresa y Fundación Paraguaya presentaron Emprendamos Juntas, una iniciativa para empoderar a 700 mujeres paraguayas. El Hotel La Misión, uno de los más emblemáticos del país, sirvió de escenario para dar a conocer oficialmente el proyecto.

Beneficiarias del programa contaron ante un salón colmado su experiencia en el programa. No sólo los medios convocados y los expertos escucharon con atención esos testimonios; también eran todo oídos y emoción los familiares de esas mujeres a las que Emprendamos Juntas les cambió la vida. La capacitación que recibieron en gestión de negocios y finanzas les permitió proyectar un emprendimiento o mejorar el que ya tuvieran en marcha.

Ángel Almada Torras, Sub Gerente de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Coca-Cola Paresa, explicó que con esta iniciativa Paraguay se suma a un proyecto global de la Compañía, que se ha puesto como meta empoderar económicamente a cinco millones de mujeres de todo el mundo para 2020.

“Entendemos que esta propuesta no solamente implica una mejora de los ingresos económicos, sino que se trata de una cuestión mucho más compleja”, comentó Almada en su presentación, “queremos llegar a aquellas mujeres no solamente con necesidades económicas sino también en situación de vulnerabilidad, con problemas familiares o de violencia”, añadió.

Más mujeres independientes

Por su parte, el presidente de la Fundación Paraguaya, Martin Burt, fue categórico al afirmar que una mujer es próspera cuando aprende a generar sus ahorros y a manejar sus cuentas. De esta forma, el objetivo de la Fundación es que las mujeres obtengan ingresos, los diversifiquen, puedan ahorrar y acceder al crédito.

“Nuestro compromiso con Coca-Cola Paresa es poner todo nuestro bagaje curricular, porque hay tres cosas en la educación que son verdaderamente importantes: el currículo que se enseña; la pedagogía y la didáctica; es decir, cómo se transmiten los conocimientos; y cómo se evalúa el aprendizaje”, resumió Burt.

Al acabar el acto, los asistentes pudieron intercambiar sus impresiones alrededor de una larga mesa donde se compartió un desayuno. Las beneficiarias fueron las últimas en retirarse del hotel, luego de conversar animadamente y compartir entre ellas los resultados de sus procesos y de sus cursos de formación.

Si querés conocer la historia de una de las beneficiarias del programa Emprendemos Juntas, entrá acá.