Al ritmo de los tambores de la escuela Sonidos de la Chacarita, unos 200 voluntarios realizaron una jornada de limpieza en ese popular barrio de Asunción dirigida a impulsar el trabajo comunitario, en una actividad convocada por Hábitat para la Humanidad en el marco del proceso de transformación y mejora de ese vecindario, el más antiguo de la capital paraguaya y uno de los más degradados.

Durante la jornada, que contó con el apoyo de Coca-Cola Paresa, los voluntarios recogieron un total de tres toneladas de basura en dos horas, lo que indica la magnitud del problema que afecta al área de la Chacarita Alta.

Pese a lo arduo de la tarea, la limpieza transcurrió en un ambiente festivo desde su comienzo en la escuela Elisa Alicia Lynch, centro de operaciones desde donde partieron los participantes para abocarse a la limpieza de las estrechas calles del barrio.

Animados por el radiante sol que acompañó esa jornada de domingo, voluntarios munidos de bolsas se implicaron en la tarea, que concientizó a los vecinos de la necesidad de hacer un frente común para mantener la limpieza del barrio.

La coordinadora de Hábitat para la Humanidad, Olga Sanabria, explicó a Journey que esa maratón de limpieza era parte de un proyecto más amplio de mejora de las condiciones de vida de la Chacarita alta, en el que Hábitat para la Humanidad participa junto a la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat).

"Como sabemos, hay un problema ambiental bastante difícil acá, aunque que las familias cuenten con servicios básicos como cloacas, agua y electricidad", explicó Olga, quien consideró que para asegurar el futuro sustentable de todos esos planes es necesario nuclear al barrio alrededor de líderes vecinales, una iniciativa incluida en el programa de capacitación y desarrollo comunitario que realiza su Organización, que trabaja en Paraguay desde 1998 y centra su tarea en la promoción de oportunidades para que las familias y comunidades puedan acceder a viviendas y entornos adecuados.

Uno de los ejes para poner en marcha el fortalecimiento de esos liderazgos es la escuela de música Sonidos de la Chacarita, integrante de la red de Sonidos de la Tierra, un proyecto que promueve la integración social y comunitaria y que tiene como pilar metodológico la defensa del medio ambiente en Paraguay.

"Estamos trabajando en convenio con Sonidos de la Tierra en todo lo que sea el fortalecimiento de líderes, el fortalecimiento de la asociación, para que la escuela de música sea sustentable en el tiempo", destacó Olga.

Con música de fondo y espíritu comunitario, la jornada para trabajar por la Chacarita Alta fue todo un éxito.

Si querés saber más sobre cómo Coca-Cola trabaja para cuidar el medio ambiente, visitá esta página.