El Papá Noel que todos conocemos y queremos, ese hombre grande, alegre, de traje rojo y con barba blanca, no siempre tuvo ese aspecto. De hecho, muchas personas se sorprenden al saber que antes de 1931, Papá Noel era representado de muchas maneras: desde un hombre alto y flaco hasta un gnomo de apariencia aterradora. Este querido personaje ha vestido muchas ropas que incluyen desde un manto de obispo (N. de R.: una pieza de malla medieval) hasta trajes hechos con piel de animales. Cuando el dibujante de la Guerra Civil, Thomas Nast, dibujó a Papá Noel para la revista Harper's Weekly en 1862, éste era una pequeña figura similar a un duende, que estaba a favor de la Unión (N. de R.: uno de los bandos que peleaba en la Guerra Civil de Estados Unidos). Nast continuó dibujándolo durante 30 años, cambiando el color de su campera color marrón claro por la tonalidad roja que conocemos hoy en día.

A continuación te contamos otras cosas que probablemente no sepas sobre el hombre alegre del traje rojo.

1. Papá Noel ha estado presente en los anuncios de Coca-Cola desde la década del ‘20

La Compañía empezó a hacer publicidad para la época navideña en la década del ‘20, con anuncios relacionados con ir de compras, en revistas como The Saturday Evening Post. En los primeros anuncios se podía apreciar la imagen de un Papá Noel de apariencia estricta, en la misma línea de Thomas Nast.

En 1930, el artista Fred Mizen pintó a Papá Noel en una gran tienda de almacén, entre una multitud, bebiendo una botella de Coca-Cola. El anuncio mostraba la fuente de soda (como se denominaba a los locales donde se dispensaba agua carbonatada con sabores - hoy gaseosa o refresco- y también helados) más grande del mundo, que se ubicaba en la tienda de departamentos Famous Barr Co. en St. Louis, Missouri, Estados Unidos. Durante esa temporada navideña, la pintura de Mizen se usó en anuncios impresos.

2. Coca-Cola ayudó a darle forma a la imagen de Papá Noel

En 1931 los anuncios de Coca-Cola comenzaron a publicarse en revistas populares. Archie Lee, el ejecutivo de la agencia publicitaria D'Arcy que trabajaba con la Compañía Coca-Cola, quería que la campaña mostrara a un Papá Noel natural pero a la vez realista y simbólico. Por lo tanto, Coca-Cola le encargó al ilustrador nacido en Michigan, Haddon Sundblom, que desarrollara imágenes publicitarias utilizando al mismo Papá Noel, no a un hombre vestido como tal.

En busca de inspiración, Sundblom recurrió al poema escrito por Clement Clark Moore en 1822, "Una visita de San Nicolás". La descripción que realiza Moore de San Nicolás llevó a Sundblom a dibujar la imagen de un Papá Noel cálido, amistoso, encantadoramente regordete y humano. Y, aunque a menudo se dice que Papá Noel lleva un abrigo rojo porque éste es el color de la Coca-Cola, Papá Noel ya vestía una capa roja antes de que Sundblom lo pintara.

El Papá Noel hecho por Sundblom debutó en 1931 en los anuncios de Coca-Cola en The Saturday Evening Post, y apareció regularmente en dicha revista, así como en otras publicaciones tales como Ladies Home Journal, National Geographic, The New Yorker y otros.

Desde 1931 y hasta 1964, la publicidad de Coca-Cola mostraba a Papá Noel entregando juguetes (¡y jugando con ellos!), haciendo una pausa para leer una carta y disfrutar una Coca-Cola, visitando a los chicos que se quedaban despiertos para saludarlo, y arrasando con las heladeras de los hogares. Las pinturas al óleo originales que Sundblom creó fueron adaptadas para la publicidad de Coca-Cola en revistas y vidrieras de negocios, carteles, almanaques y muñecos de peluche. En la actualidad, muchos de esos objetos son artículos de colección muy populares.

Sundblom creó su versión final de Papá Noel en 1964 pero, por varias décadas, Coca-Cola incluyó en su publicidad imágenes basadas en las obras originales del artista. Estas pinturas son algunas de las piezas más preciadas de la colección de arte del Departamento de Archivos de la Compañía, y han estado en exhibición en todo el mundo, en lugares famosos, como el Museo de Louvre en París, Francia; el Museo Real de Ontario en Toronto, Canadá; el Museo de Ciencias e Industria en Chicago, Estados Unidos; las tiendas Isetan en Tokio, Japón, y la Tienda NK en Estocolmo, Suecia. Muchas de las pinturas originales se encuentran en exhibición en el Mundo Coca-Cola en Atlanta, Georgia.


3. El “Nuevo Papá Noel” se inspiró en un vendedor

Al principio, Sundblom pintó la imagen de Papá Noel utilizando un modelo vivo, su amigo Lou Prentiss, un vendedor jubilado. Cuando Prentiss falleció, Sundblom fue su propio modelo, pintándose a sí mismo mientras se miraba en un espejo. Finalmente, comenzó a utilizar fotografías para crear la imagen de Papá Noel.

La gente amaba las imágenes del Papá Noel de Coca-Cola y les prestaban tanta atención que, cuando algo cambiaba, enviaban cartas a la Compañía. Un año, el gran cinturón de Papá Noel estaba al revés (tal vez porque Sundblom pintaba mirando un espejo). Otro año, Papá Noel apareció sin su anillo de bodas, lo que hizo que los fans escribieran preguntando qué había pasado con su esposa.

Los niños que aparecen con Papá Noel en las pinturas de Sundblom se inspiraron en sus vecinas, dos nenas. Por eso, él cambió la imagen de una de ellas por la de un nene en sus pinturas.

El perro que aparece en la pintura que hizo Sundblom de Papá Noel en 1964 era en realidad un caniche gris que vivía en la florería del barrio. Pero Sundblom quería que el perro sobresaliera en la escena navideña, así que lo pintó con pelaje negro.

4. En 1942, Papá Noel conoce a un nuevo amigo

En 1942, Coca-Cola presentó al “Chico Sprite”, un personaje que apareció con Papá Noel en la publicidad de Coca-Cola durante las décadas del ‘40 y ‘50. El “Chico Sprite”, quien también fue creado por Sundblom, recibió su nombre porque era un duende o un elfo (la palabra sprite significa duende, elfo, gnomo). No fue sino hasta la década de 1960 que Coca-Cola introdujo la popular bebida Sprite.

5. En 2001, Papá Noel se convirtió un personaje animado

En 2001, la obra de arte a partir de la pintura que hizo Sundblom en 1963 sirvió como base para una publicidad animada de televisión, protagonizado por el Papá Noel de Coca-Cola. El anuncio fue creado por el Ganador del Premio de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, el animador Alexandre Petrov.