En Coca-Cola cada vez que creamos una nueva campaña publicitaria pensamos en cómo crear experiencias que no se queden solamente en el consumo de nuestros productos, si no que vayan más allá generando un momento especial.

Muestra de ello son las carteleras para ejercitarse de Powerade instaladas en París, Francia; la máquina teletransportadora desarrollada en Londres, Inglaterra, el hotel Ushuaïa de Ibiza, España, y las diversas formas con las que se puede interactuar virtualmente con la marca.

En nuestra generación de ideas buscamos nuevas propuestas a través de la creatividad. Te invitamos a conocer en detalle algunas de las más destacadas: En París diseñamos unos innovadores muros itinerantes en los que las personas pueden ejercitarse sin necesidad de acudir a un gimnasio. Se trata de la campaña “Tenés más poder del que pensás” y de las llamadas Las primeras carteleras ejercitables del mundo”, en las que se podía escalar, boxear y hacer barra en medio de edificios, autos, colectivos y entre otros transeúntes.

El muro dedicado a escalar era una cartelera en donde el participante, sin importar la edad o género, va ascendiendo conforme las piedras de obstáculo descienden. El desafío cada vez es mayor, pero el estímulo de los espectadores incita a seguir escalando y triunfar ante el enfrentamiento con el muro.

El segundo reto es una barra de gimnasio colocada en una cartelera. Mientras una persona la desplaza hacia abajo con fuerza, el muro se desliza hacia arriba. La fuerza a ejercer es mucha, y en ocasiones requiere de dos participantes para bajarla por lo que el desafío se convierte en una prueba compartida y en una experiencia memorable.

El último muro está dedicado a boxear. Es una cartelera donde un contador mide de cero a cien la fuerza del retador a partir de un golpe que éste da sobre una lona que tiene un puño cerrado dibujado.

El ganador en cada uno de los muros tiene el placer de beber y sentir el sabor de una Powerade.

De máquina expendedora a transportadora de diversión



¿Alguna vez pensaste en ir de un lugar a otro sin moverte del mismo sitio?

Coca-Cola lo hizo posible en Londres, donde las máquinas expendedoras mutaron a un ingenioso aparato que permitió la interacción entre habitantes del Reino Unido y los asistentes a la fiesta de Ushuaïa Ibiza Beach Hotel, de Ibiza. El objetivo era llevar la diversión a otras fronteras sin necesidad de estar físicamente ahí.

La llamada “Máquina inesperada” interactuó con los peatones y les preguntó si creían en la teletransportación y si querían asistir a una auténtica fiesta de verano. Los peatones tenían que ganarse su ticket para asistir y, así, los triunfadores pudieron formar parte de la fiesta más inesperada en la que pudimos teletransportarlos a la diversión. Mirá el video de la experiencia:

Reciclar para hacer realidad virtual

Comprometidos con el medio ambiente y con la oportunidad de darle un segundo uso a nuestros empaques de manera original, ofrecimos la posibilidad de armar visores de realidad virtual con el cartón de los packs de las bebidas Coca-Cola.

¿Cómo se obtenía? Tras comprar paquetes de 12 latas o de dos botellas de 355 mililitros, las personas tenían que armar, siguiendo sencillos pasos con la técnica de origami, unos lentes que eran accesibles a todos quienes amaran sentirse dentro de otro espacio.

El fin era tener una experiencia virtual al alcance de todos sin necesidad de adquirir un equipo de alta tecnología. La experiencia daba la posibilidad de sentirse en escenarios virtuales 3D con aplicaciones que te permitían interactuar de una manera innovadora con elementos de Coca-Cola.

Si querés conocer más de la experiencia, mirá el video acá (en inglés):