La elaboración de Coca-Cola en la planta que Paresa posee en Asunción está realizado según los más estrictos estándares de calidad y, aunque aparentemente sencillo, conlleva una serie de detalles que garantizan que el resultado será el inconfundible sabor de la bebida más amada del mundo. Hagamos una pequeña recorrida por las distintas etapas de elaboración:

1. Tratamiento del agua y de los demás ingredientes

Son cuatro los ingredientes que se emplean para la elaboración de Coca-Cola: el agua, el azúcar, el concentrado y el anhídrido carbónico. El proceso de elaboración da inicio con la recepción y el control de la materia primaria: tanto el azúcar como el agua y el CO2 son analizados antes de ser introducidos en el proceso.

El agua, además de ser potable, atraviesa dentro de Paresa un riguroso procedimiento de filtrado que permite asegurar la más alta calidad del ingrediente más importante (y, también, un recurso preciado) de la Coca-Cola. El azúcar, que es el edulcorante de Coca-Cola Sabor Original, también atraviesa un proceso de purificación, que se realiza a través de la clarificación por medio de la flotación e intercambio iónico.

2. Elaboración de jarabe simple

En esta etapa, el agua previamente tratada es mezclada con el azúcar para obtener el llamado jarabe simple, que luego es pasteurizado y filtrado para eliminar cualquier impureza o contaminación, cumpliendo así con los más exigentes estándares de elaboración.

3. Elaboración de jarabe terminado

A continuación, al jarabe simple se le agrega el concentrado, el cual es provisto por The Coca Cola Company. Cada una de las bebidas que elabora la Compañía –Fanta, Sprite, por ejemplo– requieren un concentrado distinto, que es el que le otorga el sabor y el aroma característicos.

4. Carbonatación

El jarabe terminado pasa por el carbonatador, donde se le agrega el gas carbónico, que se disolverá en la bebida para dar lugar a las burbujas. En esta etapa se puede decir que la bebida ya está terminada, pero antes de ser envasada atravesará nuevos controles de calidad.

5. Envasado y codificado

La bebida terminada (¡ya podemos hablar de Coca-Cola!) se coloca dentro de las botella. A la botella llena y tapada se le agrega el código que permite identificar el lote, la fecha de producción, la hora y el minuto. Éste permite trazar el producto, lo que garantiza al consumidor que cuenta con un registro completa de las materias primas y de la Coca-Cola que tiene en sus manos.

5. Distribución

Las botellas retornables se colocan en cajones, con las no retornables se arman paquetes; ambos se colocan pallets que descansarán en el Área de Bodega no más de cinco días para luego partir hacia los diferentes destinos. Cada día los camiones distribuidores que salen de Paresa permiten que Coca-Cola llegue a todo el país, a veces recorriendo hasta 500 kilómetros.