Ir al gimnasio, salir a correr, pedalear una bicicleta mientras paseamos por la ciudad o practicar un deporte, son algunas de las acciones que realizamos diariamente para lograr una vida más equilibrada.

Toda actividad física trae grandes beneficios. Por eso, es necesario que sepas qué le ocurre a tu cuerpo en ese proceso y cómo podés complementar tu esfuerzo con bebidas diseñadas para ayudar a recuperarte más rápido, especialmente en verano.

¿Qué le ocurre a nuestro cuerpo cuando hacemos ejercicio?

La actividad física vigorosa hace que el cuerpo genere mucho calor. Es en ese momento donde aparece el sudor que además de regular la temperatura y poseer un gran porcentaje de agua (99%), también elimina ciertas sales minerales que se denominan electrolitos.

Cuando transpiramos en exceso, es fácil que perdamos una gran cantidad de estos elementos, que son imprescindibles en nuestro organismo porque actúan como conductores eléctricos que ayudan al correcto funcionamiento de los nervios y músculos.

Los electrolitos son pequeñas partículas que se encuentran en el plasma (parte líquida de la sangre) y ayudan a regular el equilibrio de los líquidos del cuerpo, además de la contracción muscular. Cuando se pierden estos conductores, es necesario reponerlos rápidamente para mantener el rendimiento físico.

Para volver a sentirnos en equilibrio lo más importante es reponer los electrolitos que se eliminaron en el sudor.

Recordá: no esperes a tener sed para beber, porque ése es el primer síntoma de deshidratación. Planificá en tu ejercicio una hidratación inteligente; es decir, establecé una rutina de ingesta de líquidos para antes, durante y después del ejercicio.

¿Qué beneficios te aportan las bebidas para deportistas?

Es importante que mientras practicamos ejercicios nos podamos hidratar de manera constante. Si bien beber agua es una gran manera de hacerlo, en caso de ejercicios intensos también existen bebidas que contengan electrolitos, y Powerade es una gran opción para estos casos.