Las pymes serán los pilares de la reconstrucción de la economía paraguaya una vez que se supere la crisis sanitaria, considera Martín Burt, director de Fundación Paraguaya. En ese sentido, Martín explica que la principal virtud de los emprendedores es la flexibilidad con la que se adaptan a diferentes contextos, como el de la actual crisis. 

En Paraguay existen unas 250.000 micro, pequeñas y medianas empresas, según cifras del Ministerio de Industria y Comercio. La mayoría de ellas se encuentra atravesando una situación compleja desde el punto de vista económico, sobre todo por lo estricto de las medidas se han tomado para controlar la expansión del COVID-19. Según datos de la Unión Industrial Paraguaya (UIP), el rubro más afectado es el gastronómico, mientras que el que registra mayor demanda es el de fabricación y distribución de productos de limpieza, ambos involucran a miles de emprendedores. En ese contexto, adaptarse y reestructurarse ha sido el principal desafío para salir adelante.

“Las pymes son flexibles, por lo que son los emprendedores los que van a venir en rápido auxilio de la economía. Si se les da confianza, tienen la agilidad de adaptarse y ponerse de vuelta a trabajar”, reflexiona Martín.

Para el director de Fundación Paraguaya, Martín Burt, una salida es dar confianza a las pymes para que puedan reestructurarse y ponerse a trabajar.

Siendo así, el factor decisivo que hará que los emprendedores salgan o no airosos de la crisis parece ser la velocidad con la que implementen los cambios requeridos, según considera Paula Carro, coordinadora del Departamento de Inteligencia Estratégica de la UIP.

“El desafío actual es poder adaptar los negocios a las nuevas circunstancias y a las nuevas necesidades de los consumidores, a la misma velocidad en que se están produciendo los cambios. Entendemos que esa será la diferencia entre las empresas que sobrevivan y las que no”, apunta Paula en conversación con Journey. Algunas de esas medidas implican la reestructuración financiera de las pymes y la capacitación técnica especializada de acuerdo al rubro de operación en el que intervienen los emprendedores. 

Son muchos los casos de pequeños empresarios que decidieron cambiar su visión del negocio a partir de la llegada del COVID 19. Luis Ibarra, por caso, transformó la rutina de su almacén –ubicado en el corazón del barrio Grupo Habitacional Aeropuerto Asunción- en el actual contexto de pandemia: hoy prepara los pedidos de sus clientes vía telefónica y él mismo les lleva en auto hasta sus casas. Con esa iniciativa, ayuda a que los vecinos que no pueden salir de sus hogares por cumplir la cuarentena puedan acceder a alimentos y productos de higiene, y a la vez pudo revertir la caída de ventas de su negocio.

Una apuesta similar impulsó a la startup REDciclaje a renovar su rutina laboral, que consistía en fabricar distintos objetos de diseño a partir de material reciclable. En tiempos de pandemia decidieron darle una vuelta al negocio y ayudar a paliar la falta de material sanitario de quienes están en la primera línea de combate del coronavirus: hoy diseñan y fabrican viseras 100% de plástico reciclado para el personal de blanco y policías.

La coordinadora del Departamento de Inteligencia Estratégica de la UIP, Paula Carro, recomienda que las pymes apuesten por la digitalización como estrategia para sobreponerse a la crisis.

Cambios que llegan para quedarse

Las primeras medidas que tomaron los empresarios de las pymes, según explica Paula, estuvieron relacionadas con la implementación del teletrabajo y el comercio digital. “Son las primeras incorporaciones que se han hecho dentro del modelo de productividad y es muy probable que cuando haya pasado la crisis estos modelos estén plenamente incorporados y ya no se vuelva atrás en muchos aspectos”, auguró.

Una encuesta hecha por la UIP refleja que el 40% de los emprendedores confía en poder superar la crisis; en tanto, un 28% considera que su supervivencia depende de hacer ajustes. “Nuestra recomendación es que se apueste por la digitalización en la mayor medida que se pueda, para adaptar las tareas del personal de las pymes a estos nuevos tiempos y poder seguir trabajando”, señala Paula.

Además del teletrabajo, el ámbito financiero y legal es también otro de los aspectos que los emprendedores deberían cuidar al detalle. En esa línea, muchos ya renegocian con proveedores, buscan nuevos créditos o refinanciaciones, recortan gastos, venden activos y, en última instancia, suspenden contratos laborales por un tiempo determinado. En Fundación Paraguaya, por ejemplo, decidieron aplazar por lo menos durante tres meses los vencimientos de los créditos ya concedidos, además de seguir facilitando líneas de financiamiento mientras dure la pandemia, explica Martín.