Coca-Cola Paresa participó de la 35ª edición de la tradicional feria "La Comilona de Teletón", donde ofreció sabrosos cortes de carne asada en un stand exclusivo a todo color.

Los visitantes que llegaban al Puerto de Asunción para concurrir a la 35ª edición del tradicional evento solidario y gastronómico “La Comilona de Teletón”, no podían resistirse a la carne asada que se ofrecía en el stand con el que Coca-Cola Paresa marcó su presencia en el lugar. Allí, cientos de costillares y cortes de carne se cocinaban sobre cuatro enormes parrillas, bajo el control de expertos cocineros.

La Fundación Teletón, organización que fomenta la inclusión de personas con discapacidad y que financia espacios de rehabilitación, fue la promotora de este encuentro concebido para recaudar fondos. Como todos los años, los gerentes y colaboradores de Coca-Cola Paresa se sumaron a la propuesta. Con delantales y sombreros de chef de color rojo, a tono con el stand, pusieron manos a la obra para ayudar a servir platos a todos los visitantes con carnes recién salidas de la parrilla.

Con el lema “El Fuego de Todos”, Teletón destinará lo recaudado en la “comilona” al sostenimiento de los cuatro Cen­tros de Rehabilitación de la Fundación en Minga Guazú, Asunción, Coronel Oviedo y Paraguarí, en donde se brinda asistencia a chicos con discapacidad física o motora.

“Como compañía, nos impulsa la diversidad, tanto en nuestras marcas como en nuestros valores. Creemos en un Paraguay inclusivo y que con el esfuerzo colectivo es posible encender el fuego de todos para alcanzar una sociedad más inclusiva”, destacó a Journey Gabriela Heisecke, Subgerente de Marketing de Coca-Cola Paresa. “Nuestra misión es inspirar momentos de optimismo, crear valor y hacer una diferencia positiva en las comunidades donde operamos; eso es lo que nos motiva y por eso nos unimos a esta iniciativa de Teletón”, añadió.

Además de poder degustar una gran variedad de carnes en el stand de Coca-Cola, unas 30.000 personas recorrieron los 160 puestos de comida que ofrecían platos internacionales y típicos del país, como el chipa guasú, el pastel mandi'o o la mandioca frita.

Con el objetivo de recaudar fondos para Teletón, las ofertas fueron muy variadas: desde “Los Choris de Don Ezio” hasta los panchos calientes de un metro, que la gente debía sujetar con las dos manos para comerlos, y una paella con arroz amarillo y mariscos para 500 personas.


Solidaridad y conciencia ecológica

Este año, la Fundación Teletón también impulsó “El Barco de la Inclusión”, un espacio educativo para concientizar sobre la importancia del reciclaje y el cuidado del medioambiente. En un gran mural con la forma de un río y un navío, niños y niñas podían colocar materiales reciclados pintados de intensos colores, para generar conciencia sobre la reutilización de los residuos.

El Coordinador de Desarrollo Creativo de la Fundación Teletón, el psicólogo y actor Manuel Meza, supervisó un taller de pintura y reciclaje que realizaron 30 voluntarios. “Además de entretener a los más chicos, les damos herramientas para que puedan tomar conciencia sobre el cuidado del medio ambiente”, explicó Manuel a Journey, y agregó que los cambios comienzan en la infancia: “Creemos que es muy importante preparar a los niños en estos temas para asegurarnos que esta generación pueda cambiar y ser más abierta. Buscamos que los padres acompañen el proceso, y que puedan acompañarlo desde casa”, agregó.

El taller de pintura incluyó materiales reciclados para generar conciencia sobre la reutilización de los residuos.


La jornada también estuvo matizada por la música de NestorLo y los Caminantes, Purahei Soul y las guaranías clásicas paraguayas, reinterpretadas por el grupo Salsa Factory.


El dúo musical Purahei Soul ofreció un show en el escenario principal.


Manuel Meza, coordinador de Desarrollo Creativo de la Fundación Teletón.