Coca-Cola en Paraguay, en alianza con Fundación Paraguaya y la Asociación de Almaceneros Minoristas del Paraguay, acaba de lanzar un paquete de iniciativas que busca apuntalar a cientos de comercios de cercanía, uno de los eslabones de la cadena de valor más afectados por la crisis económica que trajo la pandemia.

Los almaceneros son el corazón del barrio. Y ante los desafíos de la emergencia sanitaria, este pujante segmento de la economía paraguaya (las pequeñas empresas emplean al 67% de la población económicamente activa del país, unas 2 millones de personas) puso en juego toda su fuerza y creatividad para mantener vigente su compromiso con los vecinos.

Pese a las dificultades, los almacenes de Paraguay buscan que sus puertas sigan abiertas. Para apoyarlos, la Fundación Coca-Cola en alianza con Coca-Cola Paraguay, la Fundación Paraguaya y la Asociación de Almaceneros Minoristas del Paraguay presenta “Estemos Abiertos”, un programa que busca estimular la reactivación del denominado canal tradicional, que son el sustento principal de miles de familias y, a la vez, los principales aliados de la Compañía: en Paraguay esos pequeños comercios representan el 75% de sus 57.000 clientes.

Enmarcado en la plataforma regional “Juntos Salimos Adelante”, el plan llegará desde septiembre a todo Paraguay, con foco en Asunción y Gran Asunción, Ciudad del Este y Encarnación.

“Con este programa buscamos acompañar a quienes más lo necesitan, para generar un efecto multiplicador positivo que pueda contribuir a la reactivación social y económica del país”, explica Silvina Bianco, Directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad de Coca-Cola.

Silvina destaca que la nueva iniciativa es una continuidad natural de #JuntosHacemosLaDiferencia, con el que al inicio de la pandemia se apuntó a mitigar el impacto del coronavirus en las zonas más vulnerables del país: “Esta es la fase siguiente, de recuperación: primero atendimos la emergencia y ahora nos preparamos para ponernos de pie”. Y agrega: “Estos pequeños comercios son la fuerza económica de millones de familias en la región, y es momento de apoyarlos en su recuperación económica”.

Apostar por la cercanía

“Una despensa es un comercio de cercanía y cuando hablamos de cercanía nos referimos a distancia, que está a pocos metros, pero también se refiere a que estamos más próximos del cliente; tenemos un trato más directo y personal”, reflexiona Luis Ibarra, dirigente de la Asociación de Almaceneros Minoristas del Paraguay.

Esta característica fue clave en la pandemia: los vecinos apostaron por los pequeños comercios y, en retribución, ellos sienten la necesidad de adecuarse a los cambios que trajo el nuevo contexto.

“Todo despensero es un emprendedor audaz y vamos a seguir encontrando la forma de hacer frente a los cambios que vienen. Además, nuestros clientes no son solo clientes. Son vecinos, son familia”, agrega Luis.

De esta forma, “Estemos Abiertos” busca apoyar la reactivación de 600 comercios de cercanía. La iniciativa incluye la concesión de microcréditos a almaceneros que formen parte de la cadena de valor de Coca-Cola Paraguay, además de capacitaciones en áreas como ventas y acompañamiento individual.

 “Lo que buscamos es que al final del proyecto los despenseros incorporen nuevos hábitos de venta y de bioseguridad, que el negocio se haya restablecido y aumenten las ventas”, reflexiona el Gerente de Operaciones de la Fundación Paraguaya, Roberto Giménez.

“Estemos Abiertos” busca apuntalar a 600 comercios de cercanía, uno de los eslabones de la cadena de valor más afectados por la crisis económica que trajo la pandemia.

Los pilares de acción de “Estemos Abiertos”

Los microcréditos constituyen un apoyo fundamental para los sectores más vulnerables en tiempos de crisis. Además de ayudar a los pequeños emprendedores a mantener las puertas abiertas de sus negocios, propician la inclusión financiera y el empoderamiento de la mujer.

Entre sus ventajas se cuentan:

1. Aumentar las ventas: el préstamo puede ser destinado a la compra de mercaderías para que la despensa pueda diversificar la oferta de productos y generar mayores ingresos.

2. Implementación de medidas de bioseguridad: el dinero puede emplearse para invertir en equipos e insumos que permitan brindar una atención segura, teniendo en cuenta todas las medidas sanitarias. En este sentido, por ejemplo, se propone adquirir una mampara protectora y reestructurar la forma de atención a través de una ventanilla.

3. Servicio de entrega a domicilio: con el objetivo de adquirir los medios necesarios para implementar el servicio de delivery, como puede ser una motocicleta o una bicicleta. Esto permitirá llegar más allá del núcleo del barrio y expandir el área de cobertura, dando lugar a un mayor nivel de ventas.

Todos los beneficiarios que acceden al microcrédito contarán con asesoría personal para saber en qué le conviene invertir el microcrédito recibido. Además, en cada caso se buscará fijar metas de ventas en base a un plan definido, lo que permitirá conseguir un mayor porcentaje de éxito.

Las capacitaciones incluyen un capítulo en Bioseguridad: además de establecer la obligatoriedad del uso tapabocas, el lavado de manos y la distancia social dentro de los comercios, se suma el cuidado sanitario de las mercaderías en toda la cadena de consumo. Por ello, se capacitará a los comerciantes en cómo tratar con los proveedores cuando se recibe la mercadería y en cómo entregar las ventas al cliente.

La llegada de la pandemia propició el e-commerce y las ventas por canales digitales. Por eso, también se capacitará a los almaceneros para ayudarlos a mejorar el uso de las redes sociales, de aplicaciones de teléfono y en cómo hacer más versátiles los medios de pago electrónicos.

Unión en un momento de cambio

“Estamos muy contentos de que nos tengan en cuenta”, afirmó el dirigente de la Asociación de Almaceneros Minoristas del Paraguay en charla con Journey.

“Siempre fuimos aliados de Coca-Cola y con estas acciones ratificamos que seguiremos trabajando y creciendo en conjunto”, agregó.