El acercamiento y el buen trato con sus clientes son las claves por las que el almacén y carnicería San Rafael es uno de las más concurridos de la zona. Te presentamos a este pequeño comercio que hace 10 años forma parte de la cadena de valor de Coca-Cola Paraguay.

Cada día, antes de que despunte la mañana, Elba Rosa Zarate de Rotela y su esposo, Rafael Rotela, realizan un breve inventario de las mercaderías que están dentro de la Despensa y Carnicería San Rafael, de la que son dueños hace 10 años. Una vez hecha la lista de los pendientes, parten rumbo a uno de los mercados mayoritarios de la zona donde se proveen de lo necesario.

Sin embargo, la atención al público es su mayor motivación. Para el matrimonio –con tres hijos, el mayor trabaja con ellos- que está al frente de este negocio, establecer un buen vínculo con sus vecinos y clientes ha sido la clave principal de su trabajo. En ese camino, lo primero ha sido ganarse la confianza de su comunidad: conversar y escuchar, dice Elba.

Y con la llegada de la pandemia, también pusieron el foco en cuidar a quienes hacen sus compras en el lugar. Lejos de generar distancia, el uso del tapabocas o la instalación de un lavamanos en el local reforzaron el vínculo con la comunidad: “La gente comprende la obligatoriedad y la cumple a rajatabla, e incluso agradecen que su comercio de barrio se haya adaptado a la nueva realidad para mantener sus puertas abiertas”, cuenta Rafael.

Otra de las claves ha sido la de “ofrecer ideas” a los clientes, como sugerencias de distintos platos que pueden cocinar para el almuerzo o la cena. “Con el buen trato uno se gana la confianza. Si no tenés un producto, le ofrecés otro. Hay muchas formas de llegar a los clientes, a ellos les gusta el trato del negocio, muchas veces les sacamos de un aprieto porque les ofrecemos alternativas”, concluye Elba.

En la construcción de su negocio, el ser clientes sin intermediarios de Coca-Cola Paraguay fue siempre un beneficio. En ese sentido, Rafael destaca que ofrecer los productos de Coca-Cola Paraguay ha sido una buena idea desde el comienzo, porque los posiciona en un buen lugar de partida. “Invito a todos los comercios a que vendan productos de Coca-Cola, para nosotros ha sido una decisión muy importante y una de las claves de nuestro éxito”, dice orgulloso.

“Todos los productos Coca-Cola se venden muy bien”, agrega Elba, y se apresura a decir que sus clientes prefieren los envases retornables, por su menor precio y por el cuidado del ambiente.

Y es que la bebida bien fría no puede faltar a la hora de preparar y comer una deliciosa carne, que también es la estrella de este negocio. “Trabajé muchos años en un frigorífico, y sé cuando una carne es de calidad; además soy una experta cortadora”, cuenta Elba entre risas, en complicidad con Rafael: “Fue muy importante dar el gran salto para independizarnos y contar con nuestro propio negocio. Ese siempre fue nuestro principal sueño y lo pudimos cumplir”.

La Despensa y Carnicería San Rafael forma parte de la cadena de valor de Coca-Cola Paraguay, que cuenta con más de 60.000 clientes y emplea a más de 27.000 personas de manera directa e indirecta en todo el país. Dos grandes refrigeradores exhiben los productos de portafolio de la Compañía entre gaseosas, jugos, aguas minerales y bebidas energéticas que, según Rafael, tienen una alta rotación por igual.

Para sumarse a la gran familia de Coca-Cola Paraguay, hay 2 caminos sencillos: llamar al *2622 opción 1, o escribir al 0991 455 000. Un equipo de vendedores está siempre listo para atender las consultas e inquietudes de los pequeños comerciantes.

Rafael recibe siempre con alegría al vendedor de Coca-Cola Paraguay que visita su negocio