Hasta los 13 años, la vida deportiva de Dahiana Torres transcurría en la pista de atletismo de las Fuerzas Armadas. Sin embargo, lo suyo era el agua. Poseía un talento inadvertido por muchos e, incluso, por ella misma. Fue su profesor Cesar Becerra, entrenador de las Olimpiadas Especiales Paraguay (OEP), el que descubrió que a las brazadas de la adolescente solo le faltaban un poco más de técnica.

Actualmente, a los 22 años, Dahiana tiene una rutina metódica: se ejercita tres veces por semana y por las noches asiste al centro de alfabetización Adrián Jara en Luque. Su entrenamiento dura unos 60 minutos e incluye calentamiento, preparación física y series de natación en diferentes estilos. “Me siento muy feliz y me encanta este deporte”, cuenta la atleta.

“Es la atleta más disciplinada que tengo, es una excelente alumna y persona, un ejemplo para los demás chicos”, explica el entrenador Aldo López, al tiempo que le da indicaciones. “La satisfacción más grande de entrenarlos es que uno aprende de ellos, te demuestran que no hay limitaciones”, agrega.  

“En el 2015 Dahiana fue seleccionada para integrar el equipo de natación de las Olimpiadas Especiales Paraguay. Compitió en dos mundiales: en Los Ángeles (Estados Unidos), donde obtuvo medalla de plata en 100 metros libre y en 100 metros espalda; y en el Mundial de Abu Dabi 2019, donde ganó medalla de oro en 100 metros libre y 100 metros pecho”, cuenta Mercedes Domínguez, la madre de la joven que tiene una leve discapacidad intelectual.

“Ella demostró mucha habilidad en el agua: la inscribimos en el Club Sajonia y en poco tiempo participó en las competencias de los juegos regionales”, cuenta a Journey Juan Luis Torres, padre de la atleta.

“Luego de estas experiencias pudo mejorar la relación con los demás y comenzó a ser más independiente. Siempre impulsamos que emprenda actividades físicas porque el deporte es salud y te mantiene enfocado”, explica Juan Luis.

Dahiana se propuso un gran desafío para este año: mejorar sus tiempos de cara a las Olimpíadas Especiales Paraguay. Y sus esfuerzos dieron buenos resultados. Durante la competencia, que se celebró el 6 y 7 de noviembre, obtuvo dos medallas de oro en las modalidades de espalda y mariposa. Este triunfo le permitirá sumar puntos para competir en torneos internacionales.

Durante dos días, 750 atletas con discapacidad intelectual y/o motriz demostraron sus destrezas y habilidades en las Olimpíadas Especiales 2019. Los jóvenes compitieron en diez deportes: fútbol, atletismo, tenis, natación, bádminton, bochas, voleibol, patinaje de velocidad y artístico, y gimnasia artística.

El encuentro deportivo contó con el apoyo de Coca-Cola de Paraguay, que animó a los atletas con carteles y banderines y los hidrató durante las competencias con Powerade.

Como parte de su compromiso con el bienestar, Coca-Cola elabora una oferta cada vez más amplia de opciones de bebidas bajas o sin calorías para satisfacer las diferentes necesidades e inspirar a adoptar estilos de vida saludables y equilibrados, como la de los jóvenes que participan del evento organizado por Olimpiadas Especiales Paraguay.