Luego de egresar de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), Karina Velázquez Fleitas se propuso devolver a la sociedad paraguaya parte de lo que recibió.

La oportunidad de hacerlo llegó de manera casual, mientras chequeaba Facebook durante un recorrido en colectivo: en su perfil apareció una convocatoria para enseñar a chicos de contextos vulnerables y no lo dudó. Luego de postularse y aprobar un examen de admisión, se inscribió como voluntaria en Enseña por Paraguay, programa aliado a Teach For All que recluta jóvenes profesionales con el objetivo de dedicar dos años de su vida a la enseñanza básica.

Karina recuerda con orgullo recuerda cómo los consejos de su madre le sirvieron para no abandonar sus estudios universitarios. “Mi madre, que sólo cuenta con estudios básicos, siempre insistió en la importancia de seguir estudiando, que sólo así podría alcanzar mis metas”, cuenta Karina.

Ella es la tercera de los cinco hermanos de la familia. Antes de tomar el reto de enseñar, realizaba una pasantía en la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET). Ahora que trabaja en Enseña por Paraguay reside en la cuidad de Villa Hayes, a 42 km de distancia de la casa de sus padres -en el barrio Achucharro de la ciudad de San Antonio-, y es maestra del cuarto grado turno tarde en la escuela rural Saladillo, ubicada a 4 km del centro de dicha localidad. “Enseño de lunes a viernes a 16 alumnos. Los fines de semana regreso a mi casa y paso tiempo con mi familia, siempre y cuando no tengamos reuniones de profesores”, dice.

A través de Enseña por Paraguay – programa que cuenta con el apoyo de Coca-Cola de Paraguay-, Karina anhela ayudar a los alumnos de contextos vulnerables para que puedan expandir sus oportunidades y ampliar su conocimiento. Ansiosa por todo el impacto y la satisfacción que le genera, confiesa que para ella no hay mejor paga que la gratitud de los chicos: “Eso no lo puede comprar ni todo el dinero del mundo”.

En la actualidad, el programa beneficia directamente a 414 alumnos paraguayos y a sus familias a través de 19 profesionales distribuidos en tres ciudades: Villa Hayes y Benjamín Aceval (departamento de Presidente Hayes) y Mariano Roque Alonso (departamento Central).

“Mi vida cambió mucho. Es todo un reto, y lo hago con gusto. Los chicos ya me conocen: siempre me esperan en el camino y venimos todos juntos, son muy tiernos. Los días de lluvia se nos dificulta el acceso al centro educativo porque la tierra es muy arcillosa y se vuelve intransitable, sobre todo porque tenemos un tajamar que se desborda y bloquea la calle”.

Enseña por Paraguay trabaja en la construcción de un movimiento de líderes sociales convencidos del poder de la educación y el potencial de los jóvenes para lograr un país con igualdad de oportunidades. Su visión es fortalecer el pensamiento crítico, el compromiso con la sociedad, la creatividad y la innovación, en todos los contextos socioeconómicos.

Si querés conocer la historia de Emilio, uno de los voluntarios del programa Enseña por Paraguay, mirá esta nota.