¿Alguna vez te pusiste a pensar el impacto que tienen tus actividades cotidianas en la economía del país? Imaginemos, por ejemplo, que en tu pausa cotidiana te acercás hasta un almacén y pedís una Coca-Cola bien helada. La realidad es que, además de refrescarte y disfrutar de tu bebida favorita, habrás puesto la economía paraguaya en marcha.

Lo que tal vez no imagines es hasta qué punto. Lo cierto es que para producir, distribuir, y vender esa Coca-Cola que te refresca en ese momento, se necesita un engranaje aceitado en el que interviene el trabajo de miles de compatriotas. De hecho, la Compañía y su socio embotellador local, Coca-Cola Paresa, generan casi 25.000 empleos directos e indirectos. A ese número se suman los integrantes de la amplia cadena de valor compuesta por trabajadores de las más diversas áreas, como los propietarios y empleados de pequeños almacenes, locales y restaurantes.

Tenemos, por ejemplo, a Maggies, una emprendedora que pudo cumplir el sueño de desarrollar su propio negocio; también a los empleados de la planta de Barcequillo y de los 5 centros de distribución - Ciudad del Este, Encarnación, Coronel Oviedo, Pilar y Santaní - desde donde, a bordo de los 306 vehículos de distribución, se organiza la entrega de productos hacia cada uno de los más de 57.000 clientes que acercan nuestras bebidas a los consumidores.

Este engranaje, que funciona de manera continua, además de generar trabajo para miles de familias paraguayas genera importantes aportes a las economías regionales y a la economía nacional. Por ejemplo, ¿sabías que la Compañía compra anualmente 40.000 toneladas de azúcar directamente a productores locales? ¿O que la participación de la Compañía en la economía local representa el 1% del PBI nacional? 

El relanzamiento de AdeS en Paraguay es otro paso de la compañía en su camino hacia su transformación en una Compañía Integral de Bebidas. 


Estos resultados son el fruto de 54 años de historia en el país: el recorrido de Coca-Cola en Paraguay comenzó en 1961, cuando arribaron a Asunción – procedentes de Atlanta, Estados Unidos -, los primeros delegados de la Compañía. Cuatro años después se sirvió la primera Coca-Cola producida localmente. Desde entonces y hasta la actualidad, Paraguay Refrescos S.A (Paresa) es la embotelladora de la Compañía en el país.

Actualmente, Coca-Cola Paresa forma parte de la Embotelladora Andina S.A., el 2° mayor embotellador de Coca-Cola en América del Sur y el 5° en el mundo.

Un portafolio para todos los gustos

La consolidación de la Compañía en el mercado local determinó que en la actualidad el portafolio de Coca-Cola de Paraguay esté compuesto por 40 opciones de bebidas, de las cuales 30% son bajos en calorías o directamente sin azúcar.

Con los consumidores en el corazón de todas las decisiones, el objetivo de Coca-Cola es que cada uno pueda elegir la mejor forma de hidratarse en cualquier momento del día. Las opciones disponibles en el país son: gaseosas, aguas, aguas saborizadas, jugos y bebidas a base de semillas. Las marcas que se ofrecen en Paraguay son Coca-Cola, Coca-Cola Sin Azúcares, Sprite, Fanta Naranja, Fanta Naranja Zero, Fanta Guaraná, Fanta Piña, Schweppes, Dasani, Powerade, Aquarius, Frugos, AdeS, entre otras.

Esa es la evolución que llevó a la Coca-Cola a convertirse, en sus 133 años de historia, de una marca icónica a una Compañía Integral de Bebidas.

Cerca de la comunidad y a favor del cuidado del medioambiente

Así como lo hace a nivel global, la Compañía Coca-Cola hace foco en Paraguay en tres pilares: cuidado del agua, empaques sustentables y crecimiento junto a las comunidades locales.

En alianza con la Fundación Avina y la Fundación Moisés Bertoni, Coca-Cola en Paraguay impulsa un proyecto de Conservación de Agua en la reserva del bosque Mbaracayú.

En Paraguay, y en alianza con la Fundación Avina y la Fundación Moisés Bertoni, Coca-Cola impulsa un proyecto de Conservación de Agua en la reserva del bosque Mbaracayú, con el objetivo implementar buenas prácticas agrícolas en 300 hectáreas de pequeños productores, para lograr una mayor infiltración del agua a las napas subterráneas.

Elvio Mendoza, uno de los productores beneficiarios del Proyecto de Conservación del Agua en la reserva del bosque de Mbaracayú. 


Asimismo, Coca-Cola impulsa junto a Avina, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Pepsico, la mesa local de la Iniciativa Regional de Reciclaje Inclusivo (IRR), que comenzará a trabajar en proyectos de reciclaje inclusivo en el país, involucrando al sector público, organizaciones sociales y recicladores de base.

Otro de los pilares locales importantes es el programa “Emprendemos Juntas”, que forma parte de 5by20, iniciativa global de Coca-Cola que busca empoderar económicamente a 5 millones de mujeres en todo el mundo para el 2020. En Paraguay, el programa se desarrolla en conjunto con la Fundación Paraguaya, y ya capacitó a más de 3.000 mujeres en situación de vulnerabilidad para que puedan fortalecer sus emprendimientos y mejorar la calidad de vida de sus comunidades. Muchas historias nos conmovieron, como el caso de Jaqueline que, a través del programa, se hizo un lugar en el mundo de los negocios, logró equilibrar su vida familiar con sus ideas emprendedoras y sigue apostando por más.

Jaqueline Nuñez fue una de las beneficiarias del programa Emprendemos Juntas: pudo mejorar la situación financiera de sus tres negocios que maneja desde su casa en Villa Elisa.

Ahora ya sabés que tu bebida favorita tiene una historia detrás. Creer y crear juntos: ese es el espíritu con el que la Compañía consolida día a día el vínculo que fue formando a través del tiempo con cada uno de los paraguayos.

Si querés saber más sobre el impacto socio económico de la Compañía en el país, entrá aquí.