Con apenas 24 años, Sebastián Gorostiaga llegó a la presidencia de la Unión Industrial Paraguaya Joven (UIP Joven). Su edad no fue un impedimento para situarse al frente de esta organización, dependiente de la UIP, que involucra a jóvenes de hasta 40 años que dirigen u ocupan puestos gerenciales en emprendimientos. Ese es, precisamente, su caso: además de ser el cofundador de una empresa relacionada a servicios financieros, está a cargo también de la Gerencia Comercial de la empresa Bricapar.

Sebastián fue el encargado de organizar el Foro de Emprendedores Industriales de Paraguay (FEIP), el primero bajo su mandato pero el décimo desde que la UIP Joven echó a andar. El encuentro, celebrado en el Banco Central del Paraguay (BCP), contó con el auspicio de Coca-Cola Paresa y congregó a cientos de ejecutivos dispuestos a contribuir con el tejido empresarial del país. “Este tipo de acontecimientos son muy útiles para crear redes de trabajo y para compartir experiencias que todos los emprendimientos enfrentan en algún momento de su camino”, destacó.

La organización que representa Sebastián está integrada por más de 130 jóvenes que actúan en las industrias más importantes del país. En la UIP Joven se planifican estrategias que generan una constante interactuación con empresarios, en un ambiente de negocios y oportunidades que promueve la acción emprendedora. “Intentamos ser una herramienta para que los jóvenes tomemos más protagonismo, no sólo en cargos ejecutivos sino como agentes de cambio en las empresas a través de la innovación”, explicó.

Un segmento pujante de la industria

Sebastián compartió con Journey sus impresiones sobre los emprendimientos que se desarrollan en Paraguay, especialmente sobre la cuestión de la formalización de empresas. “Estar en regla permite el ingreso a nuevos mercados y el acceso a fuentes de financiación. De esta manera, a las compañías les resultará más sencillo poder crecer y eso es lo que alentamos”.

El ejecutivo ofreció un dato revelador: “El 85 % de los emprendimientos muere a los cinco años, un porcentaje que se refleja en todos los países del mundo”. Para revertir esta situación, recomendó apostar “por el capital humano”. Y agregó: “Hoy, como nunca antes, tenemos acceso a información y recursos para arrancar, ya sea para un proyecto comercial, social o cultural. Somos agentes de cambio y aportamos innovación en las empresas, y eso siempre es bienvenido”.

En la décima edición del FEIP participaron, casi en partes iguales, mujeres y hombres. Esta tendencia está a punto de consolidarse también dentro de la UIP Joven, cuya comisión directiva está integrada en un 40% por mujeres. “Si bien no se ha logrado una paridad, estamos muy cerca de conseguirlo. Ese es también nuestro objetivo”, consignó.

Paraguay pasa por un gran momento para el florecimiento de nuevos emprendimientos, sobre todo a partir de la creación del Viceministerio de Mipymes, que posibilitó el acceso a créditos blandos y nuevos mercados a las pequeñas y medianas empresas. Según datos oficiales, en los últimos 5 años las Mipymes pasaron de 200 a 2.000, y la meta es alcanzar las 20.000 en el mediano plazo.