En sintonía con la iniciativa global 5by20, por el que Coca-Cola se compromete a empoderar a 5 millones de mujeres para 2020, la Compañía desarrolla en el país el programa “Emprendemos Juntas”, que en sus primeras ediciones beneficiará a 2.500 mujeres paraguayas. Dos de las participantes comparten su experiencia y alientan a sus pares a apostar por la capacitación para hacer crecer sus negocios.  

Jaqueline Núñez fue una de las primeras personas en llegar al recinto de la Expo 2018 donde se presentó el programa “Emprendemos Juntas”, realizado por la Fundación Paraguaya en alianza con Coca-Cola Paraguay. Su presencia resultaba imprescindible ya que su flamante emprendimiento, “Delicias de Jaqueline”, enfrentaba el primer gran desafío: encargarse del catering del evento.

Jaqueline tiene 30 años y es oriunda de Villa Elisa. Sus comienzos en el mundo de los negocios no fueron nada fáciles: “Fui mamá muy joven y tuve que hacerme cargo sola de un hijo a los 21 años. Eso me impidió seguir estudiando, algo que siempre había estado en mis planes. Mientras lo cuidaba, también ayudaba a mi madre en la administración de su despensa de la que siempre habíamos vivido”, contó. Cuando hace tres años tuvo a su segundo hijo, comenzó a confeccionar edredones y sábanas. “Quería mejorar mi situación y tener más seguridad económica para la familia”, explicó.

Ese deseo de crecimiento comenzó a concretarse hace un año, cuando se anotó en el programa “Emprendemos Juntas”, que brinda capacitación y herramientas de empoderamiento para mujeres emprendedoras o con ganas de serlo. Tras participar de los talleres de economía y finanzas, Jaqueline afirma que las clases le permitieron “tener acceso a nuevos conceptos. Pude compartir mis sueños y, sobre todo, comenzar a creer en mí misma con más fuerza que nunca”. Ese impulso es el que le permitió crear “Delicias de Jaqueline”, un servicio de catering de comidas tradicionales paraguayas cuya propuesta abarca desde empanaditas de mandioca a milanesas.

“Todo el sabor paraguayo. El amor del hogar llevado al espacio empresarial”, comentaba Jaqueline cuando veía como el público degustaba sus delicias el día en que Coca-Cola Paraguay y la Fundación Paraguaya presentaron los logros del programa, que en 2017 la capacitó a ella y a un total de 750 mujeres, y que este año espera empoderar a 2500 mujeres más.

Micrófono en mano, compartió con los presentes su recorrido empresarial. “Espero que al contar mi historia y mi experiencia pueda ayudar a que más mujeres se animen a emprender”, dijo la joven, que continuará este año capacitándose en “Emprendemos Juntas”, esta vez más enfocada en aprender administración de empresas.

Jaqueline Núñez, una de las beneficiarias del programa “Emprendemos Juntas”.


Animarse a más

A Ruth Sánchez, su compañera sobre el escenario, tampoco la detiene nada. Acompañada por Angel Almada Torras, Gerente de Asuntos de Púbicos y Comunicaciones de Coca-Cola Paresa y de Bruno Vaccotti, Gerente de Educación Emprendedora de la Fundación Paraguaya, Ruth contagió a la audiencia su entusiasmo por los negocios y la cultura nacional.

Con 56 años, nacida y criada en la Loma de San Jerónimo, un tradicional barrio del centro de Asunción, Ruth ya era madre de tres hijos jóvenes cuando decidió cambiar su vida. La maternidad la forzó a abandonar sus estudios como perito comercial y aunque siempre se dedicó a la venta de ropa, alimentos y bebidas, decidió esperar a que sus hijos fueran profesionales para comenzar con una idea que hacía mucho tiempo le rondaba la mente: abrir un copetín muy singular.

“El Cocido Literario”, como se llama el emprendimiento de Ruth, es una referencia los fines de semana cuando los asuncenos pasean por el centro y el puerto. Allí, tras subir la colina que da nombre al barrio, están sus mesas de madera en la calle, acompañadas de libros y música paraguaya y de un rico mate cocido caliente, con chipa o m'beju.

Gracias al cambio que vivió el barrio en los últimos años, Ruth consolidó su negocio y, el año pasado, también amplió su formación empresarial y de finanzas en “Emprendemos Juntas”.

“A partir de los cursos que tomamos las mujeres en nuestra comunidad, nos dimos cuenta de que somos capaces de generar buenos negocios, principalmente porque ya éramos exitosas en el trabajo que ya hacíamos en el hogar”, destacó Ruth.

“Las asesoras nos enseñaron cómo emprender, con consejos que tal vez conocíamos, pero que no sabíamos cómo canalizar. Nos brindaron datos precisos para poder desarrollar negocios en la práctica de la forma más exitosa”, comentó. Tras esa formación, las mujeres de Loma de San Jerónimo actúan “desde una visión más efectiva, más responsable y más decidida”, agregó Ruth.

Ahora, Ruth se animó a un nuevo emprendimiento llamado Kunda -Turismo de Experiencias-, que entre otras iniciativas incluye paseos guiados por las siete lomas de la capital relatando a los visitantes la historia y el porqué de la distribución geográfica de la ciudad. “Antes era un sueño pensar en tener un dinerito ahorrado en el banco. Y ahora lo logré”.

“Emprendemos Juntas cambió para siempre el barrio. Nos hizo hermanarnos entre las vecinas para trabajar todas juntas”, añadió.

Ruth Sánchez, una de las beneficiarias del programa
“Emprendemos Juntas”.

“Este programa es un esfuerzo que venimos haciendo junto con Fundación Paraguaya y Coca-Cola Paraguay para poder brindar oportunidades de capacitación y de herramientas a mujeres en situación de vulnerabilidad, para que puedan tener un protagonismo más activo en el desarrollo de sus emprendimientos y de sus comunidades”, destacó Ángel.

El programa “Emprendemos Juntas” se enmarca en la iniciativa global de Coca-Cola, 5by20, que busca empoderar a 5 millones de mujeres en todo el mundo para el año 2020.