Karen Cano practica gimnasia artística desde los siete años. Hoy, a los 32, el deporte le sigue regalando sonrisas y medallas. El último premio lo obtuvo en los Juegos Nacionales Unificados 2018 de las Olimpiadas Especiales Paraguay (OEP), donde conquisto al jurado y se coronó campeona gracias a su excelente desempeño.

“Nunca voy a dejar el deporte, la gimnasia me hace muy feliz”, aseguró Karen a Journey justo antes de picar en el trampolín para ejecutar su último split, un salto cuya amplitud de piernas dibuja en el aire un ángulo de 180 grados.

“Karen es muy disciplinada. Se levanta a las cinco de la mañana, luego va a su trabajo, y a partir de las tres de la tarde divide su tiempo entre la práctica de gimnasia, danza y natación”, explica Blanca, madre de la atleta, mientras su hija realiza estiramientos en la pedana como parte inicial de su rutina en la Asociación de Profesionales de la Gimnasia (APG), en el predio de la Secretaría Nacional de Deportes (SND).

Karen demuestra elasticidad y elegancia al ejecutar un jete, aspectos muy valorados en este salto gimnástico, o al hacer un rondó, acrobacia que requiere de mucha coordinación. En el suelo, hace una serie de ejercicios con espontaneidad y carisma, con movimientos de brazos y piernas coordinados, todo ante la atenta mirada de su madre y de sus entrenadores.

“Karen entrena tres veces por semana y pudo demostrar sus habilidades en los mundiales de Shanghái y de Grecia, y en ambos obtuvo medallas”, afirmó orgullosa la madre.

“La conozco desde hace mucho tiempo, desde el inicio del programa, cuando visitábamos colegios para sumar niños al deporte”, explicó su entrenador Gustavo Valenzuela. Esos fueron los inicios de lo que, en 1990, se convertiría oficialmente en el programa de Olimpiadas Especiales de gimnasia artística. “Éramos dos profesores que por cuenta propia implementamos la enseñanza en nuestras respectivas instituciones”, agregó.

Karen practica gimnasia con gran alegría y despliega ante el público presente todas sus habilidades en suelo, salto, asimétricas y viga, los cuatro aparatos obligatorios de la modalidad.

Respecto de su experiencia entrenando atletas especiales, Gustavo da cuenta de su gratificación tanto profesional como personal: “Es una satisfacción poder ver progresar a Karen; uno le dedica mucho tiempo y mucha paciencia. Ellos también tienen la capacidad de aprender y de realizar muchas cosas. Es cuestión de buscar técnicas que a lo mejor no están en los libros”.

La llama olímpica de la inclusión

La organización de Olimpiadas Especiales forma parte del programa global llamado Special Olympics, que ofrece entrenamiento deportivo inclusivo, soporte emocional, amistad y todo lo necesario para lograr la integración de atletas especiales al programa nacional.

En ese marco se desarrollaron en octubre pasado los Juegos Nacionales Unificados 2018, apoyados por Coca-Cola Paresa, que recibieron a atletas de todos los rincones del país. La inauguración de las competencias en la pista de atletismo de la Secretaría Nacional de Deportes (SND) fue una verdadera fiesta que reunió a deportistas, entrenadores y acompañantes, que desfilaron al ritmo de las murgas.

El desfile de los deportistas durante el inicio de las Olimpíadas Especiales.

Esta edición de los Juegos participaron 1000 atletas en las disciplinas de atletismo, fútsal FIFA, bádminton, bochas, natación, tenis, vóleibol, básquetbol, patinaje de velocidad y gimnasia artística.