Los versos de la poetisa paraguaya Susy Delgado, escritos en el dulce idioma vernáculo y en castellano, estremecen. Dueña de un particular  vuelo estético, la ganadora del Premio Nacional de Literatura 2017 no puede evitar quebrar la voz cuando habla de su infancia campesina, en una antigua compañía de Capiatá.

“Cuando me preguntan cómo se cultivó en mí la palabra escrita, suelo creer que la primera semillita provino de los cuentos de mis abuelos. Mi lengua materna fue el guaraní, aunque en la escuela fui alfabetizada en castellano. Sin embargo, aquella infancia rural fue fundamental para todo lo que me pasó en la vida, me marcó profundamente”, explica.

“Nunca se va a borrar de mis recuerdos aquel hábito de mi abuelo de contarme anécdotas junto al fuego en la cocina, humilde y mágica a la vez. Mi abuelita cocinaba en el suelo ceniciento. Una vez intentaron hacerle un fogón de ladrillo pero ella volvía a la tierra, sentía que ahí estaba su tataypy (cocina) maravilloso”, añade.

A medida que se consolidaba en la escena literaria local, Susy afilaba su agudo sentido social: “Sin darme cuenta, en mis escritos aparecía una sensibilidad femenina. Nunca me planteé ser feminista hasta que un día dije: `e'a, pero estas cosas que yo escribo tienen que ver con esa temática. Yo mamé la problemática del campo en mi propia vida. Lógicamente como soy mujer me tocó vivir las represiones, el corset y las mordazas educativas que llevábamos”.

Susy tiene el privilegio de vivir de su trabajo literario: ejerció por casi 40 años el periodismo cultural, publicó infinidad de poemas traducidos a los dos idiomas oficiales del Paraguay y también antologías. Además, editó su propia revista literaria bilingüe llamada Takuapu. Desde 2008 es funcionaria de la Secretaría Nacional de Cultura y se enfoca en temas vinculados a las lenguas nativas.

“Descubrí que si bien encontramos poetisas, tanto en la ciudad como en el campo, aún hay pocas de ellas en el ámbito del guaraní, que supongo tiene que ver con esta postergación de las mujeres. Encontré algunas muy interesantes pero siguen siendo en cantidad menos que los varones”, afirma.

Entre sus trabajos más recientes se encuentran Roa ñemityngue, una selección de 22 poemas de Augusto Roa Bastos traducidas al guaraní. Asimismo, tradujo al idioma autóctono del Paraguay Cielo, mar y tierra. Poesía y Prosa de la Gabriela Mistral. En ocasión del 130° aniversario del nacimiento de la magistral escritora chilena, este año, la embajada de ese país planea distribuir el libro a los niños paraguayos.

En 2017 Susy recibió el Premio Nacional de Literatura por su ejemplar Yvytu ýma. “Fue una sorpresa, creí que nunca me lo iban a otorgar, les decía a mis amigos: ‘no me lo van a dar a mí, a nadie le importa el guaraní’. De pronto, cuando me avisaron que gané grité: ¡‘mba'eiko koa’! Este galardón es un compromiso muy grande con mi pueblo, siento que tengo el deber de retribuirles”, sostiene.

Te invitamos a mirar el video en el que Susy reflexiona sobre las mujeres paraguayas: