El patio de la sede de la Subsistencia del Ejército se convirtió en una gigante e improvisada cocina desde muy temprano en la mañana del 1° de mayo pasado. Decenas de voluntarios de la Oficina de la Primera Dama y del Ejército prestaron sus manos y su tiempo para preparar guiso de arroz en unas enormes paelleras, con el objetivo de distribuirlo a más de 5.000 personas de las zonas más vulnerables de Asunción.

“La cocina solidaria se hace con pasión, amor y dedicación. Estamos trabajando entre todos para llevar un plato de comida a los más necesitados. Este es un acto importante, hoy en una fecha importante como lo es el Día del Trabajador”, reflexionó el reconocido chef Colaso Bo, uno de los voluntarios que participó de la comilona, que también contó con la colaboración de la Primera Dama, Silvana Abdo.

Colaso Bo, chef, cocina junto a otros voluntarios en la sede de Subsistencia del Ejército 

La comilona se enmarcó en la campaña “Paraguay Solidario”, que reúne acciones público-privadas para ayudar a los más vulnerables durante la crisis sanitaria y social del coronavirus. Coca-Cola Paraguay se sumó a la jornada con la provisión de agua mineral y jugos para acompañar los almuerzos. Además, proveyó la logística junto con camiones del Ejército para llegar con los alimentos a la zona del Bañado Norte, en el barrio Tacumbú. Los platos de comida también se distribuyeron en la Chacarita, Zeballos Cué, barrio San Pablo y barrio Santa Ana.

Los voluntarios no dejaron de sazonar el contenido de cada paellera, distribuidas a una distancia suficiente para cumplir con los protocolos de seguridad. Mientas vertía el aceite y el arroz en una de ellas, Corina Giménez Ardiz reflexionó junto a Journey sobre la actual situación: “Este es un momento difícil, nunca pasamos por esto. Pero también siento orgullo por la solidaridad de los paraguayos. De todas partes se reciben donaciones, la gente pregunta qué puede hacer. Somos un país que en las malas está para ayudar”.

A dos metros de Corina, Camila –otra voluntaria- mostró su emoción al saber cómo la comunidad se puso en acción para que la comilona pudiera llevarse adelante: “Llegaron donaciones de muchas partes. Tenemos que apoyarnos entre todos. Todos nos necesitamos, hay que estar en la lucha. Así como los médicos están en el frente, hoy aquí estamos nosotros”.

“Quiero instar a nuestra sociedad a fortalecer el voluntariado”, agregó Corina. “Tan bien nos hace donar un poco de nuestro tiempo para los demás. Qué distinto sería el mundo y nuestro país si destináramos un tiempito para ayudar a los demás”.

La Primera Dama de Paraguay, quien formó parte de primera mano del equipo que cocinó el almuerzo, agradeció el aporte de Coca-Cola Paraguay a la campaña que ya repartió durante abril casi 60.000 platos de comida y más de 28.000 kits de víveres.

La Oficina de la Primera Dama canaliza la asistencia junto a la Pastoral Social, que también realiza los comedores populares para alimentar diariamente a unas 22.500 personas en Asunción y Gran Asunción. Unas 70 empresas privadas, instituciones públicas y varios voluntarios llevan esperanza y solidaridad a quienes están atravesando momentos difíciles a causa de la pandemia.

DonacionesComunidades1.pg