Faltaban todavía 83 años para que el hombre llegara  la Luna. La invención de la televisión color era ciencia ficción, y ni hablar de los smartphones, las charlas por zoom, y la posibilidad de pedir una cena a través del delivery. Sin embargo, en 1886 las personas ya podían pasar un gran momento disfrutando una Coca-Cola. Hoy, luego de 135 años, ese espíritu sigue intacto.

Fue el 8 de mayo de ese año cuando John Pemberton vendió la primera Coca-Cola en su farmacia de Georgia, Atlanta. Él mismo había creado la bebida en base a jarabe y soda, y decidió promocionarla como “deliciosa y refrescante”.

Años después, en 1915, el sueco Alexander Samuelsson diseñó la icónica botella contour, con la que ganó el concurso propuesto por Coca-Cola, que buscaba un envase que pudiera distinguirse de los imitadores. Creó entonces una botella reconocible aún en la oscuridad, sólo por el tacto e, incluso, cuando estuviera rota en pedazos.

La historia del sueco que diseñó la botella de Coca-Cola
Alexander Samuelsson

La iconicidad de la botella contour quedó de manifiesto cuando en 1943 el artista surrealista Salvador Dalí la utilizó en su obra “Poesía de América” ​​, y se ratificó cuando el padre del arte pop, Andy Warhol, las plasmó en alguna de sus obras en 1962.

La marca favorita alrededor del mundo sumó en 1931 el disco rojo, que se convirtió rápidamente en la principal imagen de Coca-Cola en los negocios del barrio.

Obra de Andy Warhol.

Finalmente, llegó el desembarco de Coca-Cola en Paraguay: fue el 13 de mayo de 1965, cuando se inauguró la primera planta de Paresa. Desde ese día se estableció un vínculo con los paraguayos que aún hoy sigue creciendo. Además de convertirse en la marca favorita, la Compañía se convirtió en un motor de desarrollo para el país: si en 1965 eran 40 empleados, en la actualidad la Compañía emplea a más de 25.000 personas en toda la cadena de valor. En paralelo, abastece a 57.000 clientes, 75% de los cuales son pequeños y medianos comercios de barrio, en general principal fuente de ingresos para la economía familiar. Coca-Cola Paraguay es hoy el principal productor de bebidas no alcohólicas a nivel local.

Millones de paraguayos eligen cada día alguna de las bebidas de la Compañía y ponen en marcha un engranaje continuo que robustece la economía del país: detrás de cada bebida hay trabajo para miles de familias paraguayas e importantes aportes a las economías regionales y a la economía nacional. ¿Sabías que el aporte de la Compañía en la economía local representa el 1% del PBI nacional?

Durante todos estos años Coca-Cola se posicionó como una Compañía Integral de Bebidas que se rige por una única premisa: ofrecer al consumidor precisamente aquello que demanda, y contribuir a crear un negocio más sustentable y un mejor futuro compartido que marque la diferencia en la vida de las personas, las comunidades y el planeta.

La consolidación en el mercado paraguayo determinó que en la actualidad el portafolio local esté compuesto por 43 opciones de bebidas, de entre las cuales el 37% son bajas o sin calorías.

La visión de Pemberton y la preferencia de los consumidores convirtieron a Coca-Cola en mucho más que una bebida icónica: hoy es una Compañía Integral de Bebidas con presencia en 200 países y un portafolio de más de 500 marcas.

Como hace 135 años, Coca-Cola busca refrescar al mundo y marcar una diferencia positiva en la vida de las personas, las comunidades y el entorno en el que se desarrollan. Para celebrarlo, te invitamos a seguir construyendo juntos.