Hace tres años empezó a resonar en la planta de Coca-Cola Paresa una palabra: kaizen. El término -de origen japonés- engloba un concepto aplicado a la gestión empresarial y busca generar una cultura de trabajo eficiente con acciones simples y concretas. Esta idea fue alineada a las necesidades de Coca-Cola Paresa e implementada a través de distintas fases, de la mano del Programa de Mejora y Sustentabilidad. Ahora, la embotelladora lanzó la tercera fase de implementación de esta metodología, que comprende el “modelo 5S”.

El nombre del programa proviene de cinco vocablos japoneses: Seiri, Seiton, Seiso, Seiketsu y Shitsuke, que traducidas al español significan Seleccionar, Ordenar, Limpiar, Estandarizar y Autodisciplina. Inicialmente se aplicó en la industria de manufactura y luego de extendió a otros rubros gracias a su sencillez y su orientación a la productividad y mejora continua.

“La fórmula es fácil: cada día tenemos que realizar nuestras tareas un poco mejor que el día anterior. Hay que seguir reglas muy sencillas que facilitarán la labor: optimizar el espacio, evitar la compra de materiales innecesarios, descartar lo obsoleto y mantener todo limpio. Las 5S nos ayudan a vivir de forma sustentable, estandarizada y confortable. Un estilo basado en un fuerte concepto de cuidado por lo propio”, detalló Jorge Kohn, Master Black Belt de Coca-Cola y consultor del Programa de Mejora y Sustentabilidad (PMS).

¿En qué consiste cada etapa?

1.    Seleccionar: se clasifica y elimina del puesto de trabajo los elementos innecesarios para poder realizar la tarea asignada.

2.   Ordenar: se organizan los recursos necesarios del proceso productivo para disminuir el tiempo de búsqueda.

3.   Limpiar: se limpia e inspecciona el entorno en busca de defectos. La idea es anticipar el defecto o la falla.

4.   Estandarizar: consiste en estandarizar lo conseguido en las fases anteriores para que los beneficios se prolonguen en el tiempo.

5.   Autodisciplina: la fase final consiste en hacer que las acciones derivadas de las fases anteriores se automaticen y se conviertan en una acción más del proceso productivo.

Una filosofía de trabajo diferente

“Al implementar este programa, buscamos empujar un cambio de mentalidad, una filosofía de trabajo diferente: entender y creer que vamos a recorrer un camino que nos permitirá obtener resultados sorprendentes. Y no sólo desde el punto de vista clásico con el cual se relaciona el ‘modelo 5S’ (orden y limpieza) sino más bien como una piedra angular en el desarrollo del pensamiento LEAN en nuestra operación”, dice Alejandro Varas Castillo, Gerente de Producción de Coca-Cola Presa y líder de este proyecto.

“Este modelo, sumado a otras herramientas o metodologías que ya aplicamos –y las que llevaremos a cabo en el futuro próximo-, nos permitirán dar un mayor sustento a nuestro quehacer diario, llevándonos a crecer en el círculo de la mejora continua. Estoy convencido que los objetivos que nos hemos trazado están al alcance de nuestras manos”, agrega.

 “El objetivo es cambiar ciertas costumbres de nuestros colaboradores,   implementando rutinas de relevamiento y trabajando en las mejoras de su entorno laboral, involucrándolos a ellos mismos. De esta manera, logramos acentuar el sentido de pertenencia”, explica Analía Romero, Jefa de Gestión de Mejora y Desarrollo Industrial de Coca-Cola Paresa.

Este año la embotelladora puso en marcha la fase tres del Programa de Mejora y Sustentabilidad, que consiste en afianzar y concretar el cambio cultural interno, con implementaciones del modelo 5S  y otras herramientas de mejora que permiten a los sectores involucrados caminar hacia la excelencia operacional, como visión organizacional  2020.  

“En este punto lo que haremos es asentar todos los logros que tuvimos hasta ahora en las fases uno y dos, que fue la generación de la documentación para estabilizar los procesos. El siguiente paso es más avanzado, más cultural, vamos a trabajar directamente con la mejora continua para obtener procesos todavía más eficientes de los actuales”, apuntó Jorge.

“Nuestra meta es involucrar a los personales para que esto se mantenga en el tiempo y se sientan motivados para trabajar. Nos vamos a enfocar en un momento determinado para eliminar tiempos muertos, así obtendremos beneficios en la productividad”, agregó Analía.