Desde hace algunos años las energías renovables ganan terreno. La Humanidad se dispone a acelerar la transición hacia una economía baja en carbono, consciente de la finitud de los combustibles fósiles y de sus efectos perjudiciales para el medio ambiente, entre ellos el calentamiento global.

En esa línea, la energía solar goza de numerosos beneficios que la sitúan como una de las más prometedoras: renovable, no contaminante y disponible en todo el planeta, contribuye al desarrollo sostenible y a generar electricidad a menor costo sin perjudicar los recursos naturales ni dañar el ambiente.

En sintonía con la política de sustentabilidad y cuidado del medio ambiente del Sistema Coca-Cola, Paresa -embotelladora de la Compañía en Paraguay- instaló durante este año paneles solares que proveen energía para el alumbrado de la planta y permiten un ahorro de 700 vatios por hora en promedio.

“La instalación de paneles solares sigue nuestra filosofía ambiental de ofrecer alternativas de implementación de energías limpias. Con este ejemplo podemos demostrar que el sistema puede ser aplicado y replicado en toda la planta”, explicó a Journey Astrid Brunetti, Sub Gerente de Seguridad y Medio Ambiente de Coca-Cola Paresa.

El cambio en la matriz energética de la embotelladora se da en el marco del plan que lleva adelante el área de Medio Ambiente de Paresa que, entre otros factores, apunta a llegar a los 100 paneles instalados en los próximos tres años en el sector externo, sin descartar otras áreas internas de trabajo. El objetivo final de la iniciativa es crear una cultura de la sustentabilidad que contribuya a reducir la huella hídrica y de carbono.

Los paneles solares proveen energía para el alumbrado de la planta.