Como cada día desde hace cinco años, a las siete de la mañana en punto Doña Feli y su marido Isabelino abren las puertas de su despensa en el barrio Cerrito de la ciudad de San Antonio. En Lety Mar los clientes disfrutan de una variedad de productos y de la atención personalizada de sus dueños. De hecho, la decisión de abrir el negocio tuvo mucho que ver con que Feli pudiera trabajar desde la comodidad de su casa y ser dueña de su tiempo y su dinero.

Desde su apertura, la empresa familiar se consolida y gana cada día más clientela. “El barrio es muy tranquilo, aunque ya sufrimos algunos robos, y es por eso que buscamos alternativas al uso del billete. Por eso, cuando nos ofrecieron el uso de las tarjetas no dudamos en aceptar”, explicó Isabelino a Journey.

En septiembre del año pasado, Coca-Cola Paresa –embotelladora de la Compañía en Paraguay- desarrolló el plan denominado Optimización Manejo Efectivo Proyecto Bancard, que trabaja sobre dos grandes ejes: por un lado, el fletero que lleva las bebidas porta una máquina portátil para cobrar con tarjeta de crédito o débito, conocida como POS, a fin de ofrecer a los clientes la facilidad de cancelar sus facturas con tarjeta; por otro, los propietarios de establecimientos comerciales pueden ofrecer a sus clientes la opción de pagar por vía electrónica.

“Es muy fácil de usar. Primero deposito el dinero en cualquier punto de Aquí Pago; luego, cuando vienen a cobrar mis facturas, paso el plástico al fletero y él lo desliza por el POS. Es rápido, no tiene cargo ni tampoco fecha de vencimiento”, explicó doña Feli. “La tarjeta nos da tranquilidad y facilidades, porque nos traen el POS y con eso ya podemos empezar a operar. De esta manera, no tenemos que andar buscando monedas ni billetes todo el tiempo”, agregó.

Doña Feli, dueña de la despensa Lety Mar.

Bettina Brítez, Subgerente de Área de Finanzas, Administración, Sistema y Abastecimientos (FASA) de Coca-Cola Paresa, explicó a Journey que la tarea principal es concientizar a sus clientes sobre los beneficios de utilizar esta nueva modalidad de pago: “Estamos trabajando para cambiar el hábito del cliente, que por lo general sólo maneja efectivo y no está acostumbrado a otro tipo de transacciones”, dijo, y agregó que este cambio también contribuye con la formalización de la economía.

“El mundo se encamina hacia otras formas de pago, que van doblegando al billete por nuevos métodos. Fue así como pensamos en el cobro con tarjeta de crédito o débito por medio de una máquina registradora llamada POS. Nuestra principal preocupación es la seguridad del fletero, los comerciantes y nuestra administración”, explicó Bettina.

La seguridad, un punto clave

Vicente es otro de los beneficiarios del sistema, y ahora paga sus facturas a través del POS desde su local La Villetana: “Abrí este negocio hace cuatro años en San Antonio, para ofrecer bebidas en general. Crecimos mucho y ahora tenemos muchos pedidos”, expresó.

Vicente contó a Journey que hace más de un año que utiliza el nuevo método de pago, y destacó algunos de sus beneficios: “Funciona como un préstamo, agiliza el proceso y no me tengo que estresar contando billetes”, indicó. Asimismo, afirmó que la tarjeta ofrece mayor seguridad frente a los robos tanto a choferes como a clientes.

Vicente, dueño del local La Villetana. 

El pago electrónico también representa un beneficio para los camioneros: “Nos alivia no tener la carga de estar con mucho dinero encima. Además, al llegar a la planta tampoco tenemos que contabilizar los billetes en caja, sino simplemente hacer la impresión del ticket”, dijo Willian Nicolás Bordón, fletero de la embotelladora.

Willian Nicolás Bordón, fletero de Coca-Cola Paresa. 

En su primera etapa, a fines de 2017 comisionados de Coca-Cola Paresa, del BBVA y de Bancard recorrieron 700 despensas, quioscos y puestos de ventas de Gran Asunción, con el propósito de demostrar los beneficios de aplicar esta tecnología.

Nelson Barreto, Supervisor de la embotelladora de la región 5, visitó a 360 clientes de las ciudades de Villa Elisa, Ñemby, San Antonio e Ypané. “Mi tarea fue actualizar la visión de los clientes, que en general son gente de edad que utiliza únicamente efectivo. A cada uno le mostramos los beneficios de este medio, como herramienta de ahorro y financiación, a la que pueden acceder sin burocracia”, comentó Nelson, refiriéndose a las garantías que muchas veces piden los bancos, pero que ahora están resueltas gracias a este plan.

A raíz de la gran aceptación del sistema electrónico, Coca-Cola Paresa se propuso replicarlo durante 2018 en Ciudad del Este (Alto Paraná) y Encarnación (Itapúa). En 2019 la Compañía pretende arribar a Coronel Oviedo (Caaguazú) y al resto del país en 2020.