La competencia ecológica en donde vecinos, recicladores y el medio ambiente salen ganando se desarrolla en una de las ciudades más tradicionales del Paraguay. Hablamos con Mabel Ramírez, directora de Gestión Ambiental de la Municipalidad de Luque, sobre el entusiasmo de la comunidad por sumar esfuerzos por Un Mundo sin Residuos.

Ubicada al lado de Asunción, Luque es una de las ciudades con más rápido desarrollo demográfico e inmobiliario de los últimos años. Allí viven unas 250.000 personas y es sede de importantes sitios, como el aeropuerto internacional Silvio Pettirossi.

Este 2021, además, Luque alberga el EcoDesafío “Mi Ciudad Recicla”, una competencia que busca incentivar la separación de materiales reciclables desde las casas, su reutilización, y la dignificación del trabajo del reciclador de base.

En el EcoDesafío “Luque Recicla” diez comisiones vecinales deberán recolectar la mayor cantidad de materiales reciclables hasta finales de junio, para poder alzarse con premios que significarán la posibilidad de invertir en mejoras físicas en los barrios. Los recicladores de base que compiten junto a los vecinos, reciben las ganancias por la venta de lo acopiado.

Mabel Ramírez, directora de Gestión Ambiental de la Municipalidad de Luque en la sede de la comuna. 

Mabel Ramírez de Insfrán, quien desde enero de 2020 está a cargo de la Dirección de Gestión Ambiental de la Municipalidad de Luque, fue una de las impulsoras más importantes de la postulación a “Mi Ciudad Recicla” y sigue festejando la selección. Explica que su meta es que la ciudad progrese a medida que va creciendo a través de la formalización y de la sistematización del cuidado del medio ambiente.

La importancia de la comunidad

La directora de Gestión Ambiental cuenta que el rol de las comisiones vecinales –en Luque hay registradas más de 200– es importantísimo. “Trabajamos con ellas y fomentamos el cuidado del entorno, las motivamos con donaciones, trabajo comunitario y charlas técnicas”, explica.

Por ejemplo, la cartera ambiental de Luque entregó en 2020 5.000 plantines en el marco del programa de forestación de la ciudad y, este año han agregado más de 2.000. Mabel cuenta que también la municipalidad reactivó un vivero que tiene dos bloques con diferentes especies de árboles frutales y nativos que son donados constantemente a la ciudadanía. “Queremos que, en un plazo de cinco años, tengamos pulmones naturales en espacios públicos, plazas y hogares”, apunta.

En Luque todo es “azul y oro”, los colores del Sportivo Luqueño. La mascota de la ciudad es un cerdito, y también está presente en el logo del EcoDesafío “Luque Recicla”. “El ciudadano luqueño, aparte de ser fanático de su club, también es un ciudadano muy solidario. Cuando hay alguna actividad solidaria está siempre presente, el luqueño es siempre campeón en solidaridad”, dice Mabel con orgullo.

El simpático “Kuré Luque” está presente en la gráfica de los EcoPuntos del EcoDesafío “Luque Recicla”, marcado por el azul y oro, los colores de la ciudad. 

Luque fue elegida entre decenas de ciudades postulantes para el EcoDesafío por este espíritu y por contar con proyectos que, además de la reforestación, apuntan al cuidado de la naturaleza y el medio ambiente como por ejemplo la posibilidad de reactivar un centro de acopio de materiales reciclables. “Nuestra idea es reactivar ese centro de reciclaje que dará empleo a más personas. En la planta se procesaban envases de plásticos y latas”, explica Mabel.

“’Luque Recicla’ es una oportunidad fabulosa para concientizar a la ciudadanía sobre lo importante que es el reciclaje. Tiene un efecto multiplicador y este EcoDesafío es importante para cambiar el concepto sobre lo que son los residuos”, finaliza Mabel.

El EcoDesafío es ejecutado por la empresa Soluciones Ecológicas, con el apoyo de la comuna luqueña y el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades). La iniciativa se enmarca dentro de un proyecto de la plataforma Latitud R, de la que forman parte la Fundación Coca-Cola, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Fundación Avina, PepsiCo, Dow Chemical y la Red Latinoamericana de Recicladores. Y en especial para Coca-Cola Paraguay, sumarse al EcoDesafío significa un paso importante en el compromiso global de la Compañía de vivir en Un Mundo sin Residuos.