San Bernardino, una de las capitales del verano en Paraguay, atraviesa una temporada distinta, pero con más visitantes. Este año, Coca-Cola Paraguay se suma a las actividades estivales con un parador que promueve el reciclaje y la instalación de dos EcoPuntos.

El sol busca ganarle a las nubes grises, pero todo indica que pronto llegará la lluvia de verano para apaciguar momentáneamente el intenso calor que se siente en San Bernardino. Con el famoso lago Ypacaraí de fondo, los visitantes recorren las calles de la ciudad: por la pandemia y el cierre de fronteras como medida sanitaria, muchos paraguayos volvieron a descubrir los grandes destinos que ofrece el turismo interno.

Es un verano distinto para San Bernardino. Pero todo luce impecable, como siempre. Y no hay grandes misterios al respecto: la población tiene una marcada conciencia ambiental que ha sabido cultivar y mejorar con el tiempo. Los comerciantes sonríen desde detrás de sus mascarillas, el brillo puede verse en sus ojos. Y los turistas que pasan les devuelven la buena onda, mientras caminan rumbo a la plaza Bernardino Caballero.

Allí, sobre la peatonal 14 de Mayo, se instaló “La Tiendita”, el parador de Coca-Cola Paraguay que invita a los veraneantes a tomarse un respiro y recuperar energía. Y al mismo tiempo renovar su compromiso con el planeta durante las vacaciones: un stand promueve el reciclaje mediante el canje de botellas de plástico por diversos productos de merchandising de la Compañía, como remeras, gorras, llaveros y hieleras.

Algunos de los productos que pueden ser canjeados por envases de plástico. 

Respetando rigurosamente los protocolos que impone la coyuntura, el parador garantiza una experiencia segura para todos y la oportunidad de refrescarse con las mejores bebidas de la Compañía.

Los visitantes solo deben llevar botellas de plástico vacías para cambiarlas por merchandising de Coca-Cola Paraguay. 

“Como cada año, buscamos sorprender a nuestros consumidores y traer un espacio de entretenimiento y relax”, explica Alejandra Gómez Jaén, Sub-Gerente  de Marketing Coca-Cola Paraguay, y agrega: “Dentro de este contexto, traemos a los consumidores ‘La Tiendita’. Y les acercamos la campaña Juntos Para Algo Mejor: un mensaje de optimismo para todos los veraneantes que nos visiten”.

Y es que estar Juntos Para Algo Mejor es más que un eslogan: es una invitación a ver el 2021 desde otra perspectiva, es abrazar el cambio. Por eso, Coca-Cola Paraguay también se renueva y ofrece una propuesta diferente en San Bernardino.

Cargando muchas botellas vacías y llena de entusiasmo, Rocío Belén González llega hasta “La Tiendita”. Ella trabaja como moza de un restaurante; uno de los más de 57.000 clientes que forman parte de la cadena de valor de Coca-Cola Paraguay.

“En el restaurante tenemos un recipiente donde vamos poniendo los plásticos y separamos los residuos para facilitar el reciclaje”, cuenta y se apresura en agregar: “Invito a la gente a que siga reciclando y separando las basuras, para que podamos ayudarnos entre todos”.

Rocío Belén González, una de las visitantes de “La Tiendita”. 

Un compromiso que no se toma vacaciones

Los buenos hábitos no descansan y, por eso, la iniciativa estival de Coca-Cola Paraguay también apuesta por redoblar su compromiso con el objetivo global de la Compañía de alcanzar Un Mundo Sin Residuos: recolectar y reciclar el 100% de los envases que pone en el mercado para el 2030.

De esa forma, con el apoyo de la Municipalidad de San Bernardino y en colaboración con Soluciones Ecológicas, Coca-Cola Paraguay instaló este verano dos EcoPuntos de reciclaje en San Bernardino: uno al lado de “La Tiendita” y otro en la vera de la Ciclovía de la ciudad.

“Invitamos a que todos los veraneantes se acerquen hasta la peatonal de San Bernardino, que junten sus envases y los traigan”, arenga Alejandra.

Uno de los Eco Puntos, ubicado a metros de La Tiendita.