Separar los residuos reciclables desde los hogares significa dar inicio al círculo virtuoso del reciclaje y la economía circular. Griselda Cantero, Presidenta de la Asociación de Recicladores del Barrio San Francisco, nos cuenta cómo incorporar hábitos que colaboren en la creación de Un Mundo sin Residuos.

Si estás leyendo esta nota es porque algo en el reciclaje te llama la atención. Y sabés que es un camino que comienza en casa, con pequeños hábitos cotidianos que ayudan a vivir en Un Mundo sin Residuos.

Así lo entiende Griselda Cantero, flamante Presidenta de la Asociación de Recicladores del Barrio San Francisco, que 38 años recorriendo las calles para ganar un sustento para su familia y ayudar a cuidar el medio ambiente.

“La gente se pone las pilas y nos pregunta qué se puede reciclar y qué no, por eso necesitamos que aprendan más sobre el reciclaje. Hay mucha predisposición, muchos vecinos ponen su granito de arena”, explica Griselda a Journey en la planta procesadora de residuos del barrio San Francisco de Asunción.

Por eso, Griselda pone el acento en la educación: encontrar nuevas formas de llegar a las personas para que modifiquen pequeñas conductas en sus hogares y hagan de sus casas el mejor de los puntos de partida para el reciclaje y la economía circular. ¿Cómo es posible? Con consejos básicos, sencillos y fáciles de aplicar: qué no reciclar, que sí reciclar y cómo hacerlo.

El trabajo de Griselda y sus compañeros recicladores solo es posible si los vecinos ayudan con la separación de reciclables desde sus casas

Lo que no se recicla

- Todos los desechos que tengan aceite o comida impregnados no pueden aún reciclarse.

- “Tampoco isopor, bolsas de polietileno, latas de pintura, y algunos plásticos como las viandas donde fueron cargadas las comidas, los vasos de yogur y aquellos que tengan una composición muy fina”, sostiene Griselda.

- También añade en esta lista los pañales usados, barbijos o los desechos hospitalarios, como jeringas.

- La correcta disposición de estos residuos, agrega Griselda, se da a través de la separación en una bolsa distinta; en lo posible también diferenciados de los materiales orgánicos, que tampoco se reciclan, pero sí pueden compostarse en casa.

Los que sí se recicla

-El plástico, cartón, papeles –lo más recolectados- y, en un menor porcentaje, aluminio. “Nos ayuda que la gente separe plásticos como las botellas de gaseosas y de agua mineral, de detergentes y aceites, que son los bidones.

-También están los baldes, los cartones, el papel blanco, los cuadernos, los diarios viejos, los electrodomésticos en desuso, cables y aluminio.

- Cartones de leche o de jugo. Primero hay que enjuagarlos y luego desarmar las partes superior e inferior, cortar por el medio con una tijera para que los recicladores puedan almacenarlos más fácilmente y ya limpios.

-Si los envases no pueden acopiarse en casa para ser recogidos por recicladores, también pueden ser depositados en un EcoPunto.

Griselda se toma su tiempo para explicar paso a paso qué recicla y qué no 


Cómo se recicla

En el caso de los cartones, cuanto menos volumen puedan ocupar, será mejor para los recicladores. Es por ello que Griselda pide doblarlos lo más que se pueda para que estos residuos quepan en los motocarros que transportan las mercaderías.

Sobre los plásticos y las latas de aluminio, también es conveniente que las personas separen cada uno de estos tipos de desechos. Los papeles pueden ir con el cartón siempre y cuando no tengan restos de comida, como las cajas de pizza, que no pueden reciclarse.

Otros materiales reciclables son los envases de aerosoles de desodorantes, cables, utensilios de cocina viejos y todo tipo de metales, como el cobre.

Griselda agradece a los vecinos la predisposición a aprender. La Asociación de Recicladores del Barrio San Francisco que ella preside participa de Mi Barrio Sin Residuos, un concurso que promueve el reciclaje desde los hogares.

La iniciativa surge de la alianza entre Coca-Cola Paraguay, la Municipalidad de Asunción, el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) a través del proyecto “Asunción Ciudad Verde de las Américas – Vías a la Sustentabilidad”. La ejecución del proyecto está a cargo de la empresa social Soluciones Ecológicas, en articulación con la Asociación de Recicladores del Barrio San Francisco y el apoyo de la Fundación Moisés Bertoni.

“Al recoger todos los materiales reciclables estamos protegiendo al medio ambiente y los ríos para el futuro de nuestros hijos”, concluye.