Para celebrar el Día Mundial del Árbol visitamos el Vivero-Escuela de la ONG A Todo Pulmón, aliada de Coca-Cola Paraguay en proyectos de reforestación. Junto al encargado del lugar, Carlos Gómez, te acercamos consejos simples para que hagas crecer en tu patio, jardín o vereda a un verdadero coloso de la naturaleza.

Los árboles son los pulmones del planeta. Gracias a ellos respiramos aire puro, el ambiente puede cumplir sus ciclos naturales, e incluso los suelos y el agua se ven directamente beneficiados por su rol en la sabiduría de la naturaleza. En Paraguay, la preservación y la reforestación son más urgentes que nunca; así lo marcan los datos: en los últimos 60 años se perdió el 90% de los bosques.

Por eso es importante escuchar con atención a personas como Carlos Gómez, encargado desde hace más de 8 años del Vivero-Escuela de la ONG A Todo Pulmón, ubicado en el corazón del Parque Ñu Guasu, uno de los más importantes de Asunción y el Área Metropolitana. Desde allí, en un pequeño paraíso verde, se dedica a recolectar semillas de 15 especies de árboles que están dentro del parque para hacerlas germinar y, de esa forma, contribuir a la reforestación.

Carlos Gómez, encargado hace ocho años del Vivero-Escuela de A Todo Pulmón en el Parque Ñu Guasu. 

“Busco las semillas y, cuando están maduras, las cosecho y luego las siembro. En el vivero nacen los árboles, que en el futuro serán colosos que nos ayudarán a oxigenar nuestro planeta. Recolecto semillas de unas 15 especies acá en el Parque Ñu Guasu: Lapacho, Curupay, Yvyra Pytã, Jacarandá, Lluvia de oro… La más grande que tenemos es el Lapacho rosado, que puede crecer hasta 40 a 45 metros de altura, con 3 metros de diámetro”, explica Carlos.

Y en el marco del Día Mundial del Árbol -que se celebra el 28 de junio-, Carlos nos explica con detalle cómo plantar y cuidar de los árboles en cinco sencillos pasos.

1.  Generar una buena base para que la semilla se agarre. Primero hay que cargar la maceta con arena gruesa y abono -la proporción correcta es de 70/30-. El abono puede comprarse o elaborarse en el hogar con material orgánico, como cáscaras de frutas, de huevos, restos de hojas, y todo lo que se pueda compostar. Consejo extra: hay que colocar la semilla con muy poco abono encima, solo cubrir un poquito.

2.  Esperar la germinación. La mayoría de semillas germinan luego de 1 a 3 semanas y todos las especies se pueden plantar en cualquier estación del año. Una vez que la planta mide entre 15 a 20 centímetros de alto-, se esperan 5 semanas y se la puede trasplantar ‘en campo’.

Hay que tener cuidado con la hidratación de los plantines, dice Carlos. Lo ideal es regarlos una vez al día en verano y cada dos, en invierno. 

3. Trasplante. Si se planta un nuevo árbol bajo otros más grandes puede correr el riesgo de morir porque crece torcido en busca del sol. Hay que calcular su lugar de acuerdo a la luz solar. Lo aconsejable que crezca a unos dos o tres metros de distancia de otro árbol.

4.  Acompañar la adaptación. A un árbol hay que regarlo y limpiarlo hasta que se adapte, por unos 15 días. Cuando empieza a brotar, significa que la raíz tocó la tierra y está adaptado. Se recomienda darle agua todos los días en verano, y día por medio en invierno.

El Vivero-Escuela, que alberga decenas de especies, puede visitarse sin cargo de lunes a viernes de 8 a 17. 


5. Controlar poda, humedad, luz y sombra. No importa si uno tiene un patio o terreno pequeño, lo que importa es la poda para que las raíces no se extiendan demasiado, por más que el árbol sea grande por naturaleza. “Hay que podar cada cinco años; al lapacho, por ejemplo, cuando es muy alto, cada dos o tres años para que su raíz no haga daño a las edificaciones o a otros árboles que puedan estar alrededor”, explica Carlos.  El árbol “necesita luz solar para desarrollarse y germinar, pero en verano hay que colocarlo a media sombra para que el intenso calor no lo queme”, dice.

Y es que juntos desde nuestros hogares podemos seguir cuidando los árboles y fomentando la reforestación, además de la protección de los suelos y los recursos hídricos. Ese es el convencimiento de A Todo Pulmón y de Coca-Cola Paraguay, que trabajan juntos en proyectos que buscan proteger los bosques y el agua.

Carlos invita a todas las personas a adoptar un árbol que pueden retirar en el Vivero-Escuela de A Todo Pulmón. “Los animo a todos a que planten un árbol para poder respirar aire puro y ayudar al medio ambiente”, finaliza Carlos.