El uso de los envases retornables es una decisión de consumo, un hábito cotidiano que reduce la cantidad de residuos plásticos y cuidar el medio ambiente. Con el uso de envases retornables ponemos en movimiento un circuito productivo y económico circular que, además de incluir a varios actores – ciudadanos en general, almaceneros y distribuidores-, permite sumar un granito de arena en favor de la salud del planeta.

Daniel Rodríguez, Director Técnico de Coca-Cola para Argentina, Uruguay y Paraguay, habló con Journey sobre los beneficios de la utilización de envases retornables.  Con 20 años en la Compañía, Daniel asegura que en la actualidad “las personas están cada vez más conscientes sobre el cuidado del medio ambiente y, en ese sentido, adoptan, recuperan y refuerzan hábitos, como el uso de envases retornables”. Y que esta modalidad resulta fundamental para alentar el ciclo de reducir, reutilizar y reciclar, que son los pasos básicos de una economía circular que ayude a disminuir la generación de residuos.

-¿Por qué cree que es importante el uso de empaques retornables?

-La retornabilidad es un activo muy importante de nuestra Compañía y la seguiremos sosteniendo y desarrollando a largo plazo. Con cada envase retornable que se consume, se cuida el medio ambiente (al tratarse de un empaque reutilizable –tanto de vidrio como de plástico- representa menos envases descartables enviados al mercado) y al mismo tiempo se adquiere un producto a un valor más accesible.

-¿Cuántas veces pueden ser reutilizados los envases retornables?

-Si conserva sus cualidades intactas, el envase de plástico retornable se puede reutilizar aproximadamente hasta 12 veces. Cada vez que un envase regresa a la planta es sometido a un proceso exhaustivo de inspección, selección y lavado. El envase que no se encuentra en condiciones de seguir siendo utilizado se separa y se dispone como material reciclable. Los envases de vidrio cumplen el mismo ciclo de inspección, selección y lavado, pero por sus características físicas es posible su utilización hasta aproximadamente 25 veces.

-¿Qué porcentaje representan las botellas retornables? ¿Existe variación en entre los países de la región?

-La retornabilidad en Paraguay alcanza el 37% del total de sus envases, en el conjunto de envases de plástico y vidrio. Es una de las tasas más altas de la región y el uso de retornables es una costumbre muy arraigada. En cantidad de litros vendidos, la participación de la retornabilidad en el total de portafolio llega al 30% en Argentina, al 35% en Chile, al 28% en Bolivia, al 29% en Perú y al 20% en Uruguay.

-¿Cómo puede fomentarse la retornabilidad?

-Existen varias aristas desde donde se puede alentar a la retornabilidad: acciones comerciales, de marketing, medioambientales, entre otras. Desde hace más de un año venimos trabajando en una iniciativa que llamamos “botella única”. Se trata del desarrollo de un envase único etiquetable para los diferentes productos del portafolio. Esta innovación nos permite cuidar el medio ambiente y, al mismo tiempo, ampliar nuestra oferta de sabores y producto, expandir nuestra posibilidad de llevar promociones al mercado y mejorar nuestra comunicación e interacción con cada persona.

-¿Es más accesible el envase retornable?

-Claro. Los envases retornables poseen un diferencial de precio con los envases plásticos descartables y eso nos permite ofrecer nuestro portafolio a muchos más segmentos de mercado. Si a esto sumamos la posibilidad de ampliar nuestra oferta de productos a partir del etiquetado de los envases en botella única, estamos siendo aún más eficientes en términos económicos y ambientales. Por ese motivo es que queremos comunicar el impacto ambiental positivo que genera la retornabilidad. Las personas se preocupan cada vez más por el cuidado del medio ambiente y, en ese sentido, adoptan, recuperan y refuerzan hábitos de consumo. Si podemos potenciar esa sensibilidad, es un éxito asegurado donde todos ganamos y se abren nuevas oportunidades compartidas.