PetStar tiene su sede en Toluca, México, y es una planta en donde cada año se reciben más de 80.000 toneladas de plástico PET que se transforman en resina reciclada para crear nuevos envases: un proceso que apuesta por el reciclaje y la economía circular. PetStar forma parte de la Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC) y entre sus accionistas están todas las embotelladoras de Coca-Cola en México.

Carlos Mendieta, Director de Sustentabilidad de PetStar formará parte del panel  “Proveedores sostenibles, eslabón clave en la cadena de suministros” en la nueva edición XII del Congreso Internacional de Responsabilidad Social Empresarial y Sostenibilidad de la Asociación de Empresarios Cristianos de Paraguay (ADEC), un evento que se desarrollará entre el 8 y el 9 de septiembre en modalidad virtual y que cuenta con el apoyo de Coca-Cola Paraguay.

“PetStar es más que una empresa de reciclaje, es un modelo de negocio sustentable; está perfectamente integrado desde el acopio hasta el reciclaje”, explica a Journey, y cuenta que su participación en el congreso girará en torno a “cómo ese modelo es capaz de generar valor social, ambiental y económico para todos los involucrados a lo largo de su cadena de valor”.

PetStar trabaja recibiendo el material reciclable de unos 1.400 puntos de recolección en todo México –en el caso del plástico PET–. Cada depósito es, para PetStar, un socio acopiador independiente que debe sostener un compromiso con políticas de la firma, como estar alineadas en temas como la economía circular y la agenda climática, bajo una perspectiva de derechos y de acopio inclusivo.

“Hoy el reto no es únicamente lograr una economía circular, sino que esa economía circular tiene que ser climática y bajo una perspectiva de derechos”, agrega Carlos en cuanto a cómo se forma el sistema de trabajo que también facilita la formalización de los recuperadores en los centros, que son micro, pequeñas y medianas empresas.

El XII Congreso de ADEC se consolida como un espacio para compartir buenas prácticas, experiencias y herramientas para mitigar nuestro impacto a través de la integración virtuosa entre los diferentes sectores que inciden en la sociedad.

PET grado alimenticio

Cada botella que llega a PetStar sirve para generar resina reciclada de PET, grado alimenticio y volver a convertirse en envases. “Es algo que nos tiene muy contentos porque la resina que produce el PetStar Reborn es la única en el mundo que ha obtenido la certificación Cradle to Cradle, que implica que el proceso cumple con estándares muy altos en materia de eficiencia energética, el tema hídrico y la reutilización del material”, sostiene.

En la misma línea, el trabajo de PetStar con el reciclaje de PET significa un gran aporte al cuidado del medio ambiente. “Permitimos que nuestros accionistas, embotelladores en México, estén recuperando 7 de cada 10 botellas que colocan en el mercado; y eso va a la vanguardia de la meta global que tiene Coca-Cola por Un Mundo sin Residuos, de recuperar 10 de 10 [para el 2030 y a nivel mundial]”, apunta Carlos.

“Queremos traducir en acciones y en realidad esa gran agenda 2030 a la que aspira el mundo. Podemos hacerlo, tenemos las posibilidades a través de la colaboración”, concluye Carlos.

Si querés ver el documental que produjo la BBC sobre Pet Star, entrá acá