Más de 70 personas que participaron de la expedición del concurso “Colosos de la Tierra” bajaron de las camionetas y respiraron un aire helado en medio de la espesa bruma en la ciudad de Encarnación, al sur de Paraguay. Era la antesala de la aventura que los llevaría al otro lado de la frontera, a la provincia argentina de Misiones.

Organizada por la ONG A Todo Pulmón Paraguay Respira y apoyada por Coca-Cola de Paraguay, la misión tuvo como objetivo distinguir al primer “coloso” internacional: un gran Timbó misionero. Postulado por el estudiante argentino Romario Dohmann, el árbol sorprendió a todos por su grandeza.

Por más que se encuentre en la Argentina, este ejemplar que echó raíces hace unos 300 años en la Reserva de Usos Múltiples Guaraní (RUMG), administrada por la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Nacional de Misiones, no tiene nacionalidad: forma parte de la ecorregión del Bosque Atlántico del Alto Paraná (BAAP).

El sol estaba en su punto más álgido cuando la caravana descendió cerca de un sendero. Un nuevo hito ambiental se cumplía. “La primera vez que tuve contacto con este Timbó fue hace siete años, a raíz de mi carrera de Ingeniería Forestal. Es realmente imponente y cuenta con un gran valor histórico: está en pie desde hace siglos y su carga genética es digna de estudio”, explicó como buen anfitrión Romario a los visitantes.

Un árbol único

Como el ejemplar de esta especie nativa guaraní está ubicado en un entorno natural exuberante, a primera vista fue difícil dimensionar la majestuosidad de su copa, lo que hizo necesario el uso de largavistas para distinguirla entre tanto follaje multicolor. Y se requirió de al menos diez personas para poder medir la circunferencia de su robusto y macizo tronco.

“Me alegra que nuestro ‘coloso’ haya participado de este concurso. Es fundamental que se pueda informar sobre la existencia de estos árboles para que la gente tomo conciencia sobre la importancia de conservarlos”, destacó el joven estudiante argentino.

En su edición 2019, el concurso registró una cifra récord de inscriptos: 559 árboles; el Timbó misionero fue uno de los 18 finalistas. El primer premio se lo llevó un yvyra pytã de Edelira (Itapúa), que fue reconocido como el árbol más grande del Paraguay: su altura es de 46 metros, la circunferencia de la copa supera los 65 metros y su tronco mide 6,60 metros. Lo que se dice, un verdadero “Coloso”.

Romario Dohmann (cuarto desde la izq.) posa con el gran Timbó de fondo, rodeado de autoridades argentinas y organizadores del concurso.