Reducir la huella de residuos individual e industrial y empoderar a las personas para cuidar el planeta: ese fue el objetivo de la acción comunitaria que reunió a decenas de voluntarios, en el marco del Día Mundial de la Limpieza, y que contó con el apoyo de Coca-Cola Paraguay.

El nivel de las aguas del río Paraguay en Asunción alcanzó mínimos históricos que encienden una luz de alerta sobre la acción humana, y el vínculo entre el cambio climático y los cauces hídricos. Y los efectos están a la vista. En la Bahía de Asunción, por ejemplo, la sequía dejó al descubierto todo lo que el río cobijó durante años: plástico, bolsas de polietileno, cartones y cientos de kilos de otros desechos.

La respuesta no tardó en aparecer. Una vez más, la fuerza del voluntariado se hizo presente; esta vez, de la mano de la organización “Paraguay sin basura”, reúne a varias ONG ambientalistas que articulan esfuerzos con empresas para una ciudad y un planeta más limpios.

El intenso sol golpea la orilla de la playa de la Costanera. Pero a Juan Cáceres, estudiante de Ingeniería Ambiental y uno de los voluntarios de “Paraguay sin basura”, eso no lo amedrenta. Con los guantes embarrados, se esfuerza para remover residuos que quedaron enterrados, y luego los coloca en las bolsas diferenciadas para su posterior reciclaje.

Coca-Cola Paraguay se sumó a la iniciativa con apoyo logístico

“Me gusta saber que cada vez somos más los que nos juntamos a realizar este tipo de actividades con la esperanza de que el mensaje llegue a más oídos; al final del día es increíble cómo se siente uno”, dice Juan en conversación con Journey, en el marco de la actividad ambiental por el Día Mundial de la Limpieza, que se celebra cada tercer sábado de septiembre, y que contó con el apoyo de Coca-Cola Paraguay.

Juan forma parte de la organización Junio Verde, que integra “Paraguay sin basura”, una organización donde hay sitio para todos, sin importar la profesión. Susana Galdona, por ejemplo, es una médica veterinaria comprometida con el cuidado del medio ambiente y compone el grupo Guardianes de la Patria Verde. “La gestión de residuos es un problema de todos. Invito a la gente a que empiece de a poco, no hace falta que se involucre en todas las actividades y organizaciones. Empezando con un simple gesto, como separar los residuos o siendo consumidores más conscientes, están ayudando mucho”, dice Susana, y advierte sobre los problemas que puede generar la mala disposición de residuos: efectos nocivos sobre la salud, la contaminación del agua, y la pérdida de fauna y flora.

Susana Galdona, médica veterinaria comprometida con el cuidado del medio ambiente 

Marcelo González, por su parte, es un estudiante de medicina e integra Junio Verde. “Como jóvenes y adultos todos somos responsables de cuidar nuestro ambiente y proteger lo que es nuestro. Hoy, lo que juntamos es lo que generamos”, dice sobre los materiales recogidos, que luego fueron llevados a centros de acopio para su reciclaje.

El trabajo en equipo marcó la jornada por el Día Mundial de la Limpieza

Con la bandera bien alta del voluntariado, Marcelo pide a la ciudadanía que comprenda el impacto de cada decisión que tomamos: “El cambio climático y el impacto que está causando al mundo es una realidad que lastimosamente no se puede evitar, pero sí podemos luchar para que nuestro país sea el más habitable posible”.

Conocé cómo podés trabajar con nosotros por Un Mundo sin Residuos.