El reciclador de base es uno de los actores más importantes dentro de la cadena de revalorización de reciclables para el cuidado del medio ambiente y el fomento a la economía circular. Desde hace 15 años, Cristina se dedica al reciclaje y actualmente participa de la segunda edición del “EcoDesafío Asunción Recicla, organizado por Coca-Cola Paraguay, la Municipalidad de Asunción y Soluciones Ecológicas. Te invitamos a conocer su historia.  

“Tengo tres hijos varones y tres mujeres. Gracias a mi trabajo como recicladora, todos pueden ir a la escuela”. Así resume Cristina Cabrera el orgullo que siente por su actividad como recicladora. Hoy, con 15 años en el oficio, aprendió a superar los desafíos y tiene la certeza de que en la reinvención está la clave de su progreso.

Su historia como recicladora comenzó en el vertedero municipal de Cateura y pronto siguió por las calles de Asunción. “Cuando salí de ahí, empecé a trabajar con carrito en mano por la calle. Y después me armé de valor, pude invertir dinero y compré un motocarro, que me ayudó a recolectar más”, cuenta Cristina.

Cristina frente al EcoPunto del barrio Itá Pytã Punta de Asunción. 

Aunque lleva más de una década en el reciclaje, Cristina confiesa que el desafío más grande llegó recién en 2020, con la pandemia. “Me quedé un tiempo en casa y hace dos meses volví a salir a la calle de forma continua. Los lunes, miércoles y viernes voy al barrio San Vicente, y los martes, jueves y sábados recorro el barrio Sajonia. Lo que más estoy juntando son las latitas y los plásticos. También cartones y botellas de vidrios”, explica.

Durante esta etapa de reactivación, Cristina volvió a apostar por reinventarse y se sumó a la segunda edición del “EcoDesafío Asunción Recicla”, una competencia organizada por Coca-Cola Paraguay, la Municipalidad de Asunción y Soluciones Ecológicas que busca promover el hábito del reciclaje entre los vecinos de la ciudad.

La cadena que propone el desafío es simple: los vecinos separan los reciclables en sus casas y los depositan en el EcoPunto de su barrio; allí los recoge el reciclador de base para llevarlos a un centro de acopio y comercializarlos. Cada semana, los vecinos se esfuerzan por juntar la mayor cantidad de materiales reciclables posible para poder alzarse como ganadores. En 2019, durante la primera edición del concurso, se juntaron más de 16 toneladas de reciclables.

El objetivo, más allá del concurso, es que los vecinos adopten el hábito de separar los residuos reciclables y descartarlos adecuadamente. “Para nosotros es muy importante que los materiales sean separados en el hogar, así no tenemos que estar revolviendo las bolsas, con todos los peligros que eso implica”, cuenta Cristina.

Cristina Cabrera, recicladora de base, junta los reciclables separados por los vecinos en el marco del “EcoDesafío Asunción Recicla”.

El reciclaje en la vida diaria

Cristina entiende que cada día de su trabajo sirve para sostener su hogar, pero también para contribuir al cuidado de la naturaleza al darle una nueva oportunidad a los materiales reciclables. La labor de los recicladores de base es una de las más importantes para la preservación del medio ambiente y también para la economía circular, que apuesta por un sistema de producción y consumo sustentable. “Los recicladores somos conscientes de nuestro aporte al medio ambiente”, dice.

Y el espíritu del “EcoDesafío” va en la misma línea: busca cambiar las formas en las que las personas procesan sus desechos en el hogar e incentivar el hábito del reciclaje, para que cada vez menos residuos vayan a parar al vertedero y logren ser revalorizados.

Aunque la pandemia haya traído nuevos desafíos, Cristina considera que la cuarentena también sirvió como oportunidad para que los vecinos tomaran conciencia sobre sus desechos y el rol del reciclaje. “Me siento muy contenta porque nos toman en cuenta. Antes muchas personas que nos veían en la calle nos miraban con indiferencia. Y esto cambió mucho luego de la pandemia: encuentro más personas que son amables”, apunta la recicladora, y agrega: “La educación está cambiando mucho y vamos mejorando. Tengo vecinos que ya guardan las mercaderías, los cartones y botellas. Muchas personas me llaman y me entregan lo que juntaron”.

El trabajo de los recicladores es esencial. Por eso, para ayudarlos a trabajar de forma segura también durante la pandemia, Coca-Cola Paraguay entregó kits de protección sanitaria. El compromiso de Coca-Cola Paraguay con el sector se renueva también en esta segunda edición del “EcoDesafío Asunción Recicla”. Es que los recicladores son actores claves en el compromiso global de ir hacia Un Mundo Sin Residuos: la Compañía busca recuperar y reciclar el 100% de los envases que pone en el mercado para 2030.

Y Cristina se confiesa feliz por sumarse a iniciativas como el “EcoDesafío”, que revalorizan el trabajo del reciclador de base: “Es muy lindo todo lo que están haciendo, doy gracias a la organización”.