¿Cuál es la relación de los bosques con el filtrado del agua? ¿Qué son las “aguas grises” y las “aguas negras”? ¿Cuántos metros cúbicos de aguas residuales se generan en Paraguay cada año? ¿Cómo se puede usar el agua de forma responsable? Estas y otras muchas preguntas fueron respondidas en el conversatorio “Gestión Sustentable del Agua en Paraguay, desafíos y oportunidades”, realizado en el Stand de Coca-Cola Paresa el sábado 26 de mayo, en el marco del GramoFest+Fiis 2018, un festival de música, charlas inspiradoras y ferias de innovación.

Miles de personas asistieron a charlas de expertos y conciertos musicales en el gran Parque de la Solidaridad, pegado al río Paraguay, en el cual se instaló un stand de Coca-Cola, donde -entre otras actividades- se realizó un panel en el que se brindaron consejos, datos estadísticos y además se hizo un repaso de políticas públicas relacionadas con la preservación y cuidado del agua en Paraguay.

“En 1945, cuando mi padre nacía, había nueve millones de hectáreas de bosque en la región oriental de Paraguay. Hoy día queda menos de un millón y esa diferencia de masa boscosa impacta en la cantidad de agua que circula bajo la tierra”, explicó Hugo Mora, Gerente de Desarrollo Territorial de la Fundación Moisés Bertoni. De aquel frondoso bosque, que en algún momento cubría la totalidad de la frontera con Brasil, hoy apenas quedan algunos pequeños núcleos, como la reserva Mbaracayú, rodeados por grandes plantaciones de soja y maíz. “Con la siembra directa se consigue que la materia orgánica no se desplace o erosione sino que se filtre a los ríos”, destacó.

En ese sentido, Hugo indicó que la Fundación Moisés Bertoni está desarrollando el proyecto “Conservación de Agua en Reserva de Biósfera del Bosque Mbaracayú” con el apoyo de Coca-Cola y de Fundación Avina, que busca enriquecer las fuentes de agua a través de la recuperación de los suelos y buenas prácticas agrícolas de más de 300 hectáreas. Este método de cultivo ayuda a mejorar la conservación de suelos, la infiltración y la calidad del agua, que luego se usa para la agricultura y también se consume en la zona. “Con la siembra directa se consigue que la materia orgánica no se desplace o erosione sino que se filtre a los ríos”, destacó.

Además de Hugo también participaron en la charla Rodrigo Arias, Director de la Asociación Defensores del Chaco, quien habló de la importancia del involucramiento de los jóvenes en el cuidado del agua, haciendo mención al reciente Foro Nacional de Agua y Juventud en donde se presentaron proyectos e iniciativas juveniles en la gestión responsable del agua; Silvia Mongelós, gerente del Programa “Uso Sostenible del Agua” de la Fundacióm Moisés Bertoni; y el ingeniero agrícola César Hannich, miembro de la Asociación de Ex Becarios de la Embajada de Israel.

Silvia confía en que Paraguay alcance la meta de garantizar acceso al agua a toda su población para el 2030, planteada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), de las Naciones Unidas. Pero también advirtió que será un objetivo que necesitará de varios cambios sociales, ya que “solo un 2% del país tiene sistema de alcantarillado y un 10% tiene un sistema de saneamiento”.

Silvia destacó además que el Estado está colaborando para extender la red de saneamiento, aunque también destacó que hay muchas instituciones públicas dedicadas al tema. Para ayudar a diseñar políticas públicas unificadas, “desde la Fundación Moisés Bertoni trabajamos en la gobernanza de las organizaciones comunitarias de agua y junto con las autoridades a todos los niveles, en proyectos que darán acceso a agua potable a más de 30.000 personas”, explicó.

Coca-Cola Paresa repartió plantines de diferentes especies de árboles entre los asistentes al panel sobre gestión sustentable del agua.

Cómo aprovechar las aguas residuales

Las exposiciones fueron muy diversas. César Hannich explicó la diferencia entre las “aguas grises” –que provienen del uso doméstico, como el lavado de vehículos, la ducha y el lavatorio entre otras- y las “aguas negras”, que son el producto cloacal. “En Paraguay, las aguas residuales están compuestas por un80% de aguas residuales y el resto de aguas negras, y no se separan”, dijo César. El total de aguas residuales que genera Paraguay por año es de 3.000.000 m3, agregó César, y calculó que para reciclar un metro cúbico de agua son necesarios 100.000 guaraníes (18 dólares).

Entonces, el gran desafío a futuro será detectar una oportunidad para revertir este problema y sacar provecho de las “aguas residuales grises”. En ese sentido, dijo que actualmente se trabaja en la creación de un proyecto para desarrollar bio-jardines o bio-filtros, con el objetivo de atenuar el uso de agua potable en el regadío y lavado de casas y jardines, y así reducir su uso en un 10%.

Al finalizar el encuentro, se repartieron plantines de árboles con una leyenda que resumió el espíritu del evento: “El equilibrio que existe entre el agua y los árboles es esencial para la vida del planeta”.