Los viernes, sábados y domingos la playa de San José tuvieron un atractivo claro: el parador Fresh Club. Centenares de personas de todas las edades se acercaron hasta allí para disfrutar de las distintas propuestas que ofreció el espacio de Coca-Cola Paraguay.  Además de poder acceder a reposeras y sombrillas, jugar al fútbol de playa o tomar una Coca-Cola Sin Azúcar bien helada mientras se disfrutaba de buena música, el parador invitó a los veraneantes a disfrutar del entorno con conciencia.

Para ayudar a que los envases no queden en las playas de la ciudad de Encarnación, Coca-Cola Paraguay comenzó la temporada de verano con una novedad: la EcoPromo, una máquina que compacta plástico y ayuda así, a cuidar el medio ambiente. La iniciativa fue un atractivo para los veraneantes, que se animaron a depositar en el aparato las botellas de plástico PET vacías que utilizaron a lo largo del día.

La presencia de la EcoPromo en este lugar no fue casualidad sino que forma parte del lanzamiento de la campaña #DespiertosParaCambiarElMundo, que tiene como finalidad incentivar hábitos de reciclaje en la población. La acción se enmarcó en la iniciativa Un Mundo sin Residuos, el compromiso global de la Compañía para recolectar y reciclar para el equivalente al 100% de los envases que pone en el mercado para 2030.

En el lanzamiento, la atleta Fabiola Martínez invitó al público a sumarse a la EcoPromo y a separar sus desechos. En pocos minutos, el stand se copó de voluntarios con bolsas llenas de botellas de plástico PET vacías. Pero, ¿cómo funciona el aparato? ¡Es muy sencillo! Tras depositar los envases, la máquina expide un ticket. Con 10 comprobantes obtenidos, el participante recibe una hielera Coca-Cola de regalo. El aparato puede reciclar y compactar por separado tapitas y botellas de plástico de manera automática. Los tickets se canjearon hasta el 16 de febrero.

Otra de las propuestas de Coca-Cola para favorecer el reciclaje y promover el cuidado de la naturaleza fue la actividad wake-up call. El DJ David Majul se encargó de invitar a los turistas a recolectar sus residuos, a la vez que capacitadores se acercaron a los veraneantes para explicar cómo cuidar los espacios públicos. En la misma línea, en el parador los veraneantes se sumaron a una experiencia de realidad virtual en la que visualizaron el camino que recorre una botella reciclada hasta su procesamiento final.

Además, se instalaron tres puntos de reciclaje en puntos estratégicos de la costa. Los turistas pudieron depositar sus desechos en amplios contenedores bien señalizados y separados por plástico, aluminio y papel o cartón.

 

El Municipio de Encarnación se encargó de recoger los residuos y trasladarlos a un centro de acopio, donde se depositaron clasificados y limpios para luego comercializarse como material reciclable. “Todo lo recaudado con la venta de los plásticos estará destinado al Centro de Ayuda al Discapacitado de Encarnación (Cenade). Con esta alianza con Coca-Cola creemos que podemos diseñar una ciudad modelo”, aseguró Rebecca Arramendi, Directora de Turismo de la Municipalidad de Encarnación.