Las empresas están cada vez más atentas al creciente interés de los consumidores por los productos o servicios más saludables para sí mismos y su entorno. Ante esta tendencia, la Asociación de Empresarios Cristianos (ADEC) ofrece desde hace 10 años un espacio de conversación y debate sobre temas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

En esta edición, más de 200 personas participaron del 10° Congreso de Responsabilidad Social Empresarial. Coca-Cola Paresa fue una vez más presentador de este prestigioso evento y organizó una conferencia a cargo de Gonzalo Roqué, Director Programático de Fundación Avina, quien contó su experiencia sobre el programa de Reciclaje inclusivo en América Latina, del cual Coca-Cola es socio.

Juan Luis Ferreira, Presidente de la Asociación de Empresarios Cristianos (ADEC), explicó que una de las finalidades del encuentro es difundir las innovaciones sobre responsabilidad social en los últimos años en Paraguay. “Es gratificante que más empresas pongan este tema en el epicentro de su accionar. Sabemos que algunas cosas llevan más tiempo; por ejemplo, antes no éramos buenos comunicadores o no prestábamos tanta atención a las cuestiones que tenían que ver con el medioambiente. Sin embargo, aprendimos y ahora sabemos hacer mejor las cosas”, expresó.

Juan Luis Ferreira, presidente de la ADEC.

“Debemos seguir cuidando los recursos del país y, al mismo tiempo, estar preparados para las innovaciones. Si pensamos en lo que ocurría en Paraguay hace diez años, vemos que no pudimos resolver algunas cosas. Sin embargo, estoy seguro de que otras se hicieron bien. La tarea es, ahora, buscar resultados en un plazo más corto”, indicó Juan Luis.

Una oportunidad para la inclusión

En el panel Nuestros Residuos: ¿Un problema o una oportunidad para dignificar vidas?, Gonzalo Roqué explicó de qué se trata el reciclaje inclusivo dentro de la economía circular, un sistema que propone concebir la producción teniendo en cuenta la reutilización de los productos, en lugar de la actual cultura de uso-descarte.

“Los residuos son parte de la economía circular sin saberlo. Seguimos siendo un continente con enormes desafíos de equidad, generación de empleos y de reducción de brechas sociales. Ante nuestros ojos tenemos enormes oportunidades de negocio y no las estamos aprovechando”, dijo Gonzalo en referencia a la posibilidad de reutilizar lo que actualmente concebimos como desechos.

El experto detalló que en más de la mitad de los basurales de América Latina se dispone los residuos de manera incorrecta, convirtiéndose en sumideros a cielo abierto que representan un riesgo para el medioambiente y la salud humana.

Por otro lado, mencionó que las empresas de consumo masivo tienen mucha presión para avanzar hacia sus metas de economía circular. Por ejemplo, con la fabricación de envases que puedan ser reciclados.

Otro tema que destacó fue la realidad social de los recicladores de base: “En la región, casi dos millones de personas viven del reciclaje informal; es un sector vulnerable que sufre toda la marginalidad de la sociedad pero, a la vez, tiene un rendimiento de recuperación de residuos comparables a recicladoras de Europa. Podemos avanzar hacia un modelo de reciclaje integral, que es el que justamente proponemos con la Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo”, explicó Gonzalo.

En resumen, la Iniciativa contempla lo que él mismo definió como las tres R: Reducir, Reciclar y Reutilizar. “Por un lado, se tiene una promesa social, donde los recicladores pasarán de ser una población marginal a prestadores de servicios remunerados en la cadena productiva formal; por el otro, permitirá que los residuos dejen de ser una molestia para convertirse en insumos que nutrirán a las industrias”.

El Director Programático de Fundación Avina (Argentina) Gonzalo Roqué en plena conferencia.

En el mismo foro también se desarrolló la conferencia Desde la nueva economía a la economía del plástico, presidida por Gonzalo Muñoz, cofundador del Sistema B (Chile). “El confort y la cotidianidad es un problema de nuestra sociedad actual”, dijo y detalló que la economía circular es una forma de abordar nuevos modelos de negocios rentables y sostenibles en el tiempo, que incluyen desde el reciclaje de tejidos hasta envases.

Además, subrayó que existen soluciones tan simples y concretas como las energías renovables, que son limpias y no contaminan. “Nuestra economía tiene este principio lineal de extraer, diseñar, producir, consumir y descartar, y no podemos seguir así eternamente, ya que estamos desperdiciando recursos y metiendo al mundo en una encrucijada”, puntualizó Muñoz.

Como reflexión final, Juan Luis Ferreira alentó a más empresas a seguir incorporando políticas de RSE. “Hay que animarse, independientemente del tamaño que tenga una empresa; es cuestión de aprender y tener voluntad. Hoy es posible recabar mucha información en internet, inclusive, en guías que difunden otros organismos similares a la ADEC”, concluyó.