La alianza entre la Fundación Coca-Cola y la USAID en Tanzania invertirá u$s 1 millón para brindar acceso sostenible al agua a más de 70.000 habitantes utilizando tecnología solar.

A través del proyecto, que se realiza a través de la Alianza de Agua y Desarrollo (WADA), una asociación global entre USAID y Coca-Cola, la Universidad Estatal de Ohio está trabajando con socios locales de Tanzania en el sector público y privado para ayudar a transformar la prestación de servicios de agua rural para brindar beneficios sostenibles a las comunidades rurales.  Además, los socios locales de Coca-Cola, Coca-Cola Beverages Africa (CCBA) y Coca-Cola Kwanza, proporcionarán apoyo y experiencia para promover el suministro sostenible de agua. 

En Tanzania, las aldeas rurales a menudo tienen tecnología obsoleta y sistemas de agua ineficientes que no satisfacen las necesidades de sus comunidades. Estos sistemas de agua generan altos costos de combustible, sufren averías frecuentes debido a la falta de conocimientos de mantenimiento y administraciones deficientes. Todos esos factores juntos atentan contra acceso seguro al agua para sus comunidades.

El proyecto sobre el que se trabaja identificó las aldeas que necesitan asistencia e instalará o mejorará los sistemas de agua con energía solar que mejorarán el acceso al agua para 70.000 habitantes de Tanzania. Un componente crítico del proyecto será proporcionar a las aldeas dos años de apoyo técnico para capacitar y desarrollar empresarios privados del agua para realizar operaciones y tareas de mantenimiento. Este enfoque permitirá a las comunidades locales administrar sus sistemas de agua mucho después de que finalice el proyecto.

Además, el proyecto WADA está invirtiendo en el conocimiento técnico de la fuerza laboral de Tanzania a través del trabajo de campo con los Ingenieros de Agua del Distrito de MOW y la colaboración de la Universidad de Dodoma.

Hasta la fecha, las actividades del proyecto se centraron en la instalación y rehabilitación de sistemas de agua en ocho aldeas. Los sistemas de agua estarán equipados con bombas solares y monitores de pozos, que brindarán información sobre el estado de las napas subterráneas, lo que garantizará una gestión sostenible de los recursos hídricos. Este proyecto creará un modelo de franquicia replicable para sistemas de agua rurales que tendrá aplicabilidad en Tanzania y en todo el mundo.