Pamela Armoa y Analía Velázquez, dos alumnas del Centro Educativo Mbaracayú (CEM) -ubicado en la reserva natural del mismo nombre, al este de Paraguay-, nunca imaginaron que los proyectos que diseñaron durante su bachillerato pudieran llevarlas tan lejos de su país. Y nada menos que a Abu Dhabi, la capital de los Emiratos Árabes Unidos, una geografía desconocida y distante para ellas, donde sus ideas fueron premiadas.

El largo viaje que emprendieron las adolescentes, de los parques frondosos paraguayos a la gran metrópoli árabe, tuvo un motivo feliz: recibir el galardón Zayed Future Energy en la categoría Global High Schools, región Américas, por su propuesta para la implementación de energías renovables no contaminantes.

El tema del proyecto –que contó con la coordinación de Raquel Fratta, encargada de Emprendimientos para la Nueva Economía de la Fundación y que también llegó hasta Abu Dhabi- surgió a raíz de los cortes de energía en el CEM y en toda la comunidad. “Hay días que no contamos con agua caliente para ducharnos ni con conexión a Internet, entre otras cosas”, comenta Pamela a Journey, horas después del arribo al país del equipo ganador, en un largo periplo que, sólo la vuelta a Paraguay, duró más de un día. Pero el cansancio no opacó la alegría y el orgullo de las mujeres.

El Centro Educativo para el Desarrollo Sostenible Mbaracayú, una iniciativa de la Fundación Moisés Bertoni en alianza con la Fundación Paraguaya, es un peculiar colegio internado que ofrece a las niñas de la zona educación de calidad. En medio del bosque de Mbaracayú, donde Coca-Cola desarrolla varios programas de conservación, la escuela recibe a más de cien alumnas cada año para que se conviertan en mujeres independientes que tomen las riendas de sus vidas y las de sus comunidades.

Raquel, Pamela y Analía llegaron a Abu Dhabi a mediados de enero con la esperanza de ganar el premio que les permitiría llevar adelante sus sueños. El proyecto presentado aborda la seguridad energética mediante la instalación de un sistema de paneles solares térmicos para electricidad y agua caliente, además del montaje de luces de gravedad que funcionan gracias a su propio peso y no requieren una fuente de alimentación externa.

También propone plantar árboles de la especie nativa Kupa’y (árbol diésel) en la comunidad, cuya resina puede usarse para la elaboración de biodiesel que alimentará el generador y los tractores de la escuela. El costo de la propuesta se calculó en u$s120.200.

La esperanza de ganar se convirtió en un triunfo concreto: el proyecto pensado en Mbaracayú resultó vencedor frente a distintas provenientes de distintas partes del mundo. El premio, una caja blanca que al abrirla lleva escrita la mención obtenida, es el reconocimiento de meses de trabajo. El galardón se completa con u$s100.000 que les permitirá poner las ideas en práctica (los u$s 20.000 restantes serán aportados por la Fundación Moisés Bertoni).


Dos culturas, un mismo objetivo

El extenso viaje de regreso al país no les quita la energía a las jóvenes mientras conversan con Journey en la sede la Fundación en Asunción. Tampoco a Raquel, que vio evolucionar estas ideas paso a paso: “Se trata de un proyecto con iniciativas innovadoras, en el que las alumnas se involucraron mucho", relata. “El trabajo tenía una doble finalidad: dar una solución a un problema comunitario y generar empoderamiento".

Las alumnas participaron del evento en la nación árabe luciendo atuendos típicos paraguayos. Fuera de la competencia, también pudieron disfrutar y conocer un entorno geográfico inédito y lleno de misterios. “Me llamó mucho la atención la Gran Mezquita Sheikh Zayed. Su arquitectura impresionante, su decoración con las más variados materiales y sus candiles de cristales, me deslumbraron totalmente”, recuerda Pamela.

En tanto, a Analía la sorprendió “la visión que allí existe para mejorar o cooperar con el mundo en cuestiones de sostenibilidad; y la solidaridad con países como el nuestro, con el impulso de soluciones a varios de los problemas que nos afectan”.

El  Zayed Future Energy Prize representará un aporte económico para el CEM, pero también una inyección de seguridad para las chicas. "Es una ayuda para encender la chispa de la creatividad", finaliza Raquel.

Si querés conocer los proyectos de Coca-Cola en la Reserva Natural de Mbaracayú, entrá acá