Por más que se trate de un “país mediterráneo” que no tiene salida directa al mar, el agua es una de las principales fuentes de riquezas de Paraguay. Gran parte de su economía depende de este recurso, con el aporte fundamental de dos importantes represas hidroeléctricas: Itaipú, en la frontera con Brasil y considerada la mayor productora de energía del planeta; y Yacyretá, un conjunto de obras civiles compartidas con Argentina. La primera fue el escenario elegido para realizar el I Foro Nacional de Agua y Juventud, que contó con representación de jóvenes de todos los departamentos paraguayos.

El Centro de Recepción de Visitantes (CRV), ubicado en la represa de Itaipú -en la ciudad de Hernandarias-, recibió a expertos e interesados en cuestiones relacionadas con el agua, desde autoridades de la Secretaría del Ambiente (Seam), hasta estudiantes universitarios, como Rodrigo Arias, Coordinador del evento y miembro de la Asociación Defensores del Chaco, que impulsó este encuentro con el apoyo de Coca-Cola Paresa y la Fundación Moisés Bertoni, entre otros.

Rodrigo contó ante el público su compromiso en la preparación de este ese encuentro, antesala local  del Foro Mundial del Agua que será celebrado del 18 al 23 de marzo en Brasilia (Brasil), y que es organizado cada tres años por el Consejo Mundial del Agua. “Ambos eventos están dirigidos a jóvenes referentes comprometidos con el sector hídrico”, destacó

Rodrigo no ocultó su emoción al recordar todo el trabajo previo de los últimos meses para lograr que al Foro asistan diferentes expertos en el tema hídrico. “Este espacio está creado para que los participantes puedan compartir sus experiencias entre colegas y con organizaciones, empresas, entidades, políticos y figuras públicas, y articular proyectos sobre este tema de gran actualidad”, enfatizó.

Tras su intervención inicial, distintos expositores abordaron la cuestión del agua desde diversas perspectivas. En un primer panel, a cargo de la Seam, se habló sobre el marco regulatorio en Paraguay, la intervención del Estado y los mecanismos para lograr una mejora en la gestión integral del agua en el país.

El segundo panel se tituló “Políticas Públicas en el sector de recursos hídricos en Paraguay”, e hizo foco sobre los avances, desafíos y oportunidades para la mejora en la gestión integral del agua, con la participación de la Seam y la Dirección de Agua Potable y Saneamiento (DAPSAN).

Y el último fue “Experiencias exitosas sobre la gestión del agua en Paraguay”, con la participación de la Fundación Moises Bertoni, la Asociación de Ex-becarios de la Embajada de Israel y representantes de las Juntas de Saneamiento.

Pero no todo fueron paneles de presentación: también hubo tiempo para escuchar la música de la orquesta Sonidos del Agua, que con sus instrumentos reciclados –un violín con el cuerpo creado a partir de una botella PET, por ejemplo- lograron que gran parte del auditorio se sumara a cantar algunos de sus temas.

Con sus típicos instrumentos reciclados, la orquesta Sonidos del Agua logró que la parte del público se sumara a algunos temas de sus temas.

Agua y compromiso ambiental

Por otro lado, se generaron espacios de discusión en donde se comunicaron iniciativas privadas exitosas en el manejo del agua en Paraguay. Por ejemplo, el caso de la Fundación Moisés Bertoni y su labor en la Reserva de Mbaracayú, al oeste del país, con la que también colabora Coca-Cola Paresa.

Sentado en el centro de un escenario levantado con materiales reciclados, el Gerente de Desarrollo Territorial de la Fundación Moisés Bertoni, Hugo Mora, relató el trabajo conjunto de institución junto a la Coca-Cola, que alienta el desarrollo de varias familias. El proyecto conjunto "busca mejorar la infiltración del suelo con la implementación de un sistema de siembra directa y abarca una superficie de 300 hectáreas”.

Cada una de las hectáreas está asignada a un pequeño productor paraguayo. "En su mayoría, se trata de personas de escasos recursos que no cuentan con los medios para hacer una primera preparación y mecanización de la tierra", explicó Hugo. Por ese motivo, los agricultores reciben las herramientas y ellos, a cambio, aportan la mano de obra.

Se trata de un proyecto cuya ejecución está prevista en un periodo de cuatro años y, luego de ese plazo, se hará una evaluación sobre los resultados. "Queremos que la experiencia se pueda replicar en otras zonas donde se requiera asistencia técnica o mejorar su sistema de producción", detalló Hugo, quien reconoció que sin Coca-Cola no habría sido posible ese trabajo.

"Coca-Cola es el padre de este proyecto. Como necesitamos recursos para implementar este tipo de iniciativas, su aporte es fundamental”, agregó Hugo.

Este proyecto forma parte del compromiso global de la compania Coca-Cola en la gestion sustentable del agua, con el reabastecimiento a las comunidades y a la naturaleza deel 100% de toda el agua que utiliza en sus procesos y productos. Meta ya cumplida en el año 2015 a nivel global.