El frío no detiene a los integrantes del proyecto “Sonidos de Ñemby”, impulsado por Coca-Cola Paraguay y Fundación Tierranuestra, que continúan con sus mingas ambientales.  

Journey Paraguay. –

Los jóvenes ponen pasión a todo lo que emprenden y esa energía es un empujón fundamental para la creación de todo tipo de proyectos. En el caso de los que forman parte de la iniciativa “Sonidos de Ñemby”, ese sentimiento es doble: por la música y por el cuidado del planeta. Esta vez, más de 15 integrantes de la Orquesta de Cámara de Ñemby dejaron sus instrumentos musicales de lado por un rato para poner manos a la obra en la limpieza del arroyo Pa’i Ñu de Ñemby, que cruza la plaza Pratt Gill, en el corazón del barrio que lleva el mismo nombre del cauce hídrico.

El frío no fue impedimento para que los músicos recorrieran con entusiasmo los costados del arroyo y la plaza que lo rodea. Es la segunda vez que los jóvenes se reúnen tras las medidas impuestas por la pandemia para impulsar este tipo de acciones. Y si bien la distancia social y las medidas sanitarias fueron estrictamente cumplidas, la alegría de trabajar juntos por el planeta estuvo siempre presente.

La minga recorrió los costados del arroyo y todos los rincones de la plaza

“El espíritu en el grupo es joven, alegre, siempre estamos haciendo bromas y riéndonos. También vamos cantando canciones populares, nos divertimos como familia y amigos”, cuenta Rebeca Espínola, de 16 años, una joven violinista que encuentra en la música y en las acciones de cuidado ambiental un desafío interesante para llegar a su meta: ser ingeniera mecatrónica.

Ante la llegada de la pandemia, fueron los vecinos del barrio los que se encargaron de que la plaza y el arroyo, que desemboca en el Río Paraguay, estén limpios y libres de malezas. E incluso llegaron a plantar árboles que ayudan a que la respiración sea distinta en el lugar.

Rebeca Espínola, de 16 años, una joven violinista que forma parte de “Sonidos de Ñemby”

“Durante la pandemia nos encargamos de la limpieza. La gente arroja muchos residuos al cauce hídrico. Pero con algunas iniciativas, como la colocación de cámaras, ahora es más difícil que eso ocurra. Además, tenemos el apoyo de los jóvenes de la orquesta”, resalta Lucy Ocampos, de la comisión Paz del Chaco, que reúne a los vecinos que viven cerca de la zona.

Lucy agradeció la juntada colaborativa que hizo posible la minga y enfatizó que el sitio es muy importante para la comunidad: “Es un lugar de reunión familiar y donde llegan muchas personas a practicar deportes o hacer gimnasia. El aporte de estos jóvenes es importante para la limpieza de nuestros recursos”, celebró.

En la tarde tampoco faltó la música y el compañerismo

 “Queremos generar conciencia y sensibilizar a las familias que viven alrededor del arroyo sobre el cuidado del ambiente a través la música, de acciones, de talleres”, explicó Gustavo Mario, Coordinador de campañas ambientales de la Asociación Tierranuestra. Durante la minga, los integrantes del proyecto también pintaron carteles y los colocaron en las inmediaciones para aportar a un mejor comportamiento ciudadano.

“Aunque no podemos abrazarnos todavía, estamos cara a cara y eso es genial. Desde Tierranuestra siempre ponemos especial énfasis en el cuidado ambiental y esto ayuda a que más gente se sume. Todo es muy positivo para nosotros”, finalizó.

Además de limpiar la ribera, la iniciativa también incluye la plantación de árboles

Coca-Cola Paraguay acompaña este proyecto en el marco de su compromiso global de trabajar por Un Mundo sin Residuos y su política de cuidado del agua, que implica cuatro pilares: reducción de su uso, recuperación y tratamiento en las plantas embotelladoras, programas de acceso a agua en comunidades vulnerables y el apoyo a iniciativas de preservación y protección de cuencas. Este conjunto de acciones permiten a la Compañía que desde 2015 devuelva a la naturaleza el 100% del agua que utiliza en sus bebidas a nivel global, una meta que se alcanzó cinco años antes de lo previsto.

El proyecto “Sonidos de Ñemby” es una iniciativa impulsada por Coca-Cola Paresa –embotellador de Coca-Cola en Paraguay– y la Fundación Tierranuestra  con el objetivo de generar conciencia ambiental sobre el cuidado del agua, el reciclaje y la protección del medio ambiente entre niños, jóvenes y adultos, mediante un trabajo social donde la música es el motor principal.

Los jóvenes de “Sonidos de Ñemby” participaron de una minga ambiental en el arroyo Pa’i Ñu y la plaza Pratt Gill