El EcoDesafío “Luque Recicla” conecta a vecinos con recicladores de base para fomentar la economía circular, impulsar la reutilización de residuos y construir una ciudad más verde y sustentable. De la competencia ecológica forma parte la comisión San Silverio, del barrio Yaguareté Corá, una joven asociación que proyecta un gran espíritu de unidad que ahora se enfoca en trabajar por Un Mundo sin Residuos.

Es sábado por la mañana y el sol derrama su brillo sobre la plaza San Silverio del barrio Yaguareté Corá de Luque. Varios vecinos se acercan hasta allí con bolsas cargadas de material reciclable que acopiaron y clasificaron durante la semana: todos quieren aportar su granito de arena para ganar el EcoDesafío “Luque Recicla”, la competencia ambiental de la que participan 10 comisiones vecinales de Luque, 10 recicladores de base y capacitadores que realizan los pesajes de los residuos reciclables.

Cada una de las comisiones vecinales debe juntar la mayor cantidad de material reciclable en un periodo de diez semanas; la que más acopie se llevará USD 1.000 para implementar mejoras en el barrio. 

Plástico, cartón, hojas de papel y latas de aluminio se acumulan en el EcoPunto dispuesto en la plaza San Silverio. Con entusiasmo, los vecinos esperan a que un capacitador de la empresa Soluciones Ecológicas realice el pesaje. Así, comprueban con exactitud todo lo que lograron juntar durante la semana.

Los vecinos, capacitadores y el reciclador designado controlan el peso de los residuos separados. Todo suma para el total de la competencia. 

“Nos gustaría ganar este concurso, pero más nos interesa que la gente tome conciencia sobre reciclaje y la separación de los residuos desde sus casas. Si ganamos, usaremos ese dinero para seguir embelleciendo la plaza”, asegura Rubén Jara Galeano, presidente de la comisión vecinal San Silverio durante el pesaje, que se realiza todos los sábados en el mismo sitio.

Desde hace dos años los vecinos trabajan en equipo, y esa tarea rinde sus frutos: entre otras cosas, lograron construir en la plaza un pequeño rincón para fomentar la lectura, al que bautizaron como “Biblioteca Placera”. Los libros se guardan en dos heladeras que quedaron en desuso y fueron especialmente acondicionadas y pintadas.

“No siempre lució así este lugar. Antes, la plaza estaba muy descuidada. Pero varios vecinos nos juntamos, la limpiamos y ahora es un lugar de reunión para la gente que vive en el barrio y para que los chicos jueguen. Nuestra comisión está integrada por unas 100 personas, entre ellas pintores y cantantes. En esta plaza tenemos mucho arte: por ejemplo, proyectamos películas paraguayas y nos visitan algunos de sus protagonistas, que luego debaten con los vecinos”, cuenta Rubén, dejando claro el espíritu proactivo y empático del barrio.

Juntos por Un Mundo sin Residuos

En la competencia de la que ahora participan, los recicladores de base tienen un rol protagónico. Librado Cañete, de 78 años, fue designado para trabajar con la comisión San Silverio y todos los reciclables que acerquen los vecinos quedan a su disposición para que pueda venderlos.

Hace 30 años que Don Librado es reciclador de base y ese trabajo le permitió avanzar con su familia, especialmente en la educación de sus hijos. Hincha fanático del Sportivo Luqueño, recuerda orgulloso que nació frente al estadio Feliciano Cáceres del “Kuré Luque” y que defendió sus colores “azul y oro” cuando tenía 20 años. “Era defensor central, número cinco”, recuerda.

“Antes de ser reciclador fui vendedor de carbón, después de leche. Soy del Cuarto Barrio de Luque, tengo una esposa, seis hijos y cinco nietos”, cuenta don Librado.

La apuesta de la competencia es afianzar el vínculo entre los recicladores de base y los vecinos. Y eso ya puede verse. “A Librado lo conocimos gracias a esta iniciativa. Él es la persona más importante de esta esta competencia. Nos pone contentos que él pueda venir a retirar los residuos reciclables”, dice Rubén, y agrega: “Esto nos permitió que muchas personas pudieran entender la importancia de separar la basura desde sus casas”.

Y en ese sentido, don Librado acompaña la petición: “Yo agradezco mucho a la gente que separa sus basuras y les voy a agradecer si muchos más se suman a hacerlo”.

El “EcoDesafío Luque Recicla” está impulsado por la plataforma Latitud R, que apunta a incentivar el reciclaje inclusivo y la economía circular en toda la región. De ella forman parte la Fundación Coca-Cola, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Fundación Avina, PepsiCo, Dow Chemical y la Red Latinoamericana de Recicladores. En Paraguay, el proyecto es llevado adelante por la empresa Soluciones Ecológicas con el apoyo del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades). La Compañía apoya esta iniciativa en el marco de su compromiso global de vivir en Un Mundo sin Residuos, que busca ayudar a recuperar y reciclar el 100% de los envases que pone en el mercado para 2030.