En Australia se estima que se usan hasta 10 millones de sorbetes por día.  Ese número es asombroso, pero ¿cómo lograr que las personas establezcan una conexión entre lo que consumen y su destino una vez que lo descartan?

Ben Simon, responsable del proyecto Goolwa Coastcare Group, trabaja en ese sentido. El programa ayuda a limpiar la basura marina y costera desde Middleton hasta Murray Mouth en el sur de Australia. “Un día recolectamos 121 envoltorios de alimentos, 18 sorbetes, 131 piezas de equipo de pesca y 236 artículos de otra basura y piezas rotas no identificables ", explicó.

"Y muchos de los niños comenzaron a tener conversaciones muy interesantes durante el paseo. Preguntaban "¿Fuimos nosotros los que trajimos esta basura?" o "¿De dónde vino?", dijo.

Financiado por Landcare Australia y la Fundación Coca-Cola , el proyecto Goolwa Coastcare ha recolectado más de 220 kilos de basura de las dunas y playas del sur de Australia desde abril de 2018.

Una vez recolectada, la basura se separa en categorías y se registra en la aplicación CleanSwell de Ocean Conservancy, que permite a los usuarios,  desde miembros de la comunidad hasta responsables políticos, ver cuánta basura pone en peligro algunos sitios, y hacer un plan para cambiarlo.

Comenzando buenos hábitos temprano

Según Ben, Gerente Principal de proyectos de los Programas Eastern Hills and Plains para la Asociación de Planificación de Acción Local Goolwa to Wellington (GWLAP) de Australia Meridional , es importante tener la oportunidad de comprender y comprometerse con el entorno natural desde el principio.

"Esas conversaciones son realmente importantes porque estos niños son nuestros futuros líderes, nuestros futuros administradores de tierras y nuestros futuros paseadores de perros en la playa", consideró.

“Mi infancia involucró muchos campamentos y yo era un Scout, por lo que creo que me atrajo la sostenibilidad automáticamente. Esa experiencia me convirtió en quien soy en términos de mi compromiso de cuidar el medio ambiente", dijo.

 

Crédito de la foto: Goolwa a Wellington Local Action Planning Assocation Inc. 

Financiado por Landcare Australia y la Fundación Coca-Cola, el proyecto Goolwa Coastcare ha recolectado más de 220 kilos de basura de las dunas y playas del sur de Australia.


Trabajando con la comunidad

El proyecto Goolwa no solo está trabajando para enseñar a los futuros líderes cómo cuidar el medio ambiente, sino que también está trabajando con los vecinos. "Ha sido realmente exitoso y una experiencia increíble poder interactuar con ellos para crear un lugar mejor y más limpio para todos", dijo Ben.

Desde 2006, Coca-Cola Australia ha apoyado y financiado los esfuerzos de Landcare Australia para alentar a todos los australianos a cuidar activamente los activos de tierra y agua.

“La mejor manera de hacer un cambio es trabajar con organizaciones comunitarias u ONGs para interactuar con las comunidades. Hemos tenido mucha suerte y apreciamos mucho el apoyo que hemos recibido de Landcare Australia y Coca-Cola para hacer que este proyecto se realice", dijo Ben. 

Cuando la Gerente de Asociaciones de Landcare Australia, Jo Stentiford se enteró de Un Mundo sin Residuos, la estrategia global de la Compañía Coca-Cola, supo que había una manera de ayudar a que el plan se realizara.

“La construcción de relaciones significativas a largo plazo con socios corporativos nos permite brindar financiamiento sostenible a los grupos de la comunidad local”, dijo Jo.

“La mayoría de los grupos se realizan de forma voluntaria. Aunque tengan grandes ideas y sean apasionados, a menudo la falta de financiación les impide trabajar y entregar sus proyectos. Por eso es tan importante que organizaciones como Coca-Cola brinden apoyo financiero. Es absolutamente esencial ", concluyó Jo.

Crédito de la foto: Goolwa a Wellington Local Action Planning Assocation Inc. 

No solo el grupo Coastcare continuará enfocándose en la recolección de basura, las etapas finales del proyecto también incluirán el trabajo de control de malezas en las dunas para proteger la vegetación.

Para Ben, el plan es seguir comprometiéndose con los miembros de la comunidad para que sean parte de la solución. El grupo Coastcare no solo continuará enfocándose en la recolección de basura: las etapas finales del proyecto también implicarán el trabajo de control de malezas en las dunas para proteger la vegetación.

"Creo que es un gran proyecto que realmente marcó metas masivas en términos de resultados y seguirá haciéndolo", dijo Ben.