La delicada melodía del Csárdás de Vittorio Monti capturó la atención de los empleados que celebraban el Día del Trabajador con un asado en la planta de Coca-Cola Paresa, embotelladora de Coca-Cola en Paraguay. El solo de violín interpretado por Gustavo Lara, miembro de la Orquesta H2O, cautivó y emocionó a los 1.200 invitados.

Lo llamativo es que la célebre melodía no provenía de uno de los célebres violines Stradivarius, sino de otro, fabricado con botellas de plástico y elementos reciclados. El violín ensamblado replicó con gran altura la famosa pieza musical.

En esa celebración, representantes de Coca-Cola Paresa y de la Fundación Tierranuestra (impulsores de la Orquesta H2O) sellaron una alianza que compromete a ambos actores a proteger la cuenca hídrica del arroyo de Ñemby y el Arroyo Pa’i Ñu. La iniciativa apunta a sensibilizar a la población a través de talleres ambientales y campañas lideradas por la Orquesta de Cámara de Ñemby. El apoyo se traduce, también, en trabajo voluntario de los colaboradores de la Compañía a través de acciones vinculadas al reciclaje.

El maestro Luis Szarán -director de orquesta, compositor, investigador musical y emprendedor social- creó en el 2002 el programa Sonidos de la Tierra que, por medio de sus diferentes orquestas temáticas, promueve la formación musical en comunidades vulnerables, incentiva el capital social para reducir la pobreza y desarrolla conciencia ambiental. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Fundación Tierranuestra, que tiene presencia en 56 comunidades y convoca a más de 20.000 jóvenes.

En el caso de la Orquesta H2O, el proyecto nació como una propuesta para generar conciencia sobre el cuidado del medio ambiente a través de la música y fue declarada embajadora para la paz de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) de París. El principal distintivo de esta agrupación es el material con el que están hechos los instrumentos: botellas recicladas.

 “Estos chicos se han presentado en numerosos escenarios y difunden nuestro mensaje de involucrarnos en el cuidado de nuestros cauces. Hay que invitar a más personas para enamorarlas con esta idea”, dijo Luis. “Desde hace cinco años estamos trabajando en Ñemby con chicos y jóvenes: ellos contagian a los vecinos, a las autoridades municipales y, ahora también, a los trabajadores de Coca-Cola Paresa”, agregó.

“Esta alianza reivindica nuestros valores como Compañía, en el que se destacan el cuidado del agua y también el reciclaje. La unión es un proceso de construcción participativa entre nuestros colaboradores y la comunidad de Ñemby para fortalecer las actividades de limpieza de los arroyos”, sostuvo Ángel Almada, Gerente de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Coca-Cola Paresa.

Esta asociación se enmarca en la iniciativa Un Mundo sin Residuos de la Compañía Coca-Cola, que incluye el ambicioso objetivo de recolectar y reciclar el equivalente de cada botella o lata que la empresa vende a nivel mundial para 2030.

Te invitamos a ver el video para que conozcas el trabajo de los miembros de Sonidos de la Tierra.