El 90% de los consumidores de productos de Coca-Cola Paraguay optan por las presentaciones en envases retornables. Y la Compañía tiene en los pequeños comercios de barrio un aliado clave para promover estos empaques sustentables, como la despensa “La Roca”.

En una mañana agitada y calurosa de febrero, los clientes de la despensa “La Roca”, ubicada en el corazón de Lambaré, en Asunción, recorren sus pasillos en busca de los ingredientes de lo que será el almuerzo o tal vez la cena. Y no pierden la oportunidad de comprar un refresco bien frío. Se ve a simple vista, pero David Benítez, dueño y administrador del negocio, lo remarca con orgullo: “La gente prefiere los envases retornables. Se venden súper bien: son más económicos y con eso también ayudamos al medio ambiente”.


David trabaja en el almacén junto con sus tres hermanos. Y los vecinos que hacen sus compras diarias allí son amigos, parte de la gran familia del barrio. Por eso, las charlas distendidas son frecuentes y marcan la pauta de que los comercios de cercanía tienen un vínculo muy estrecho con la comunidad, que se consolidó aún más durante los días difíciles de la pandemia. Consciente de ese rol, David incentiva el cuidado del ambiente y de la economía familiar a través de la promoción de los envases retornables.

La despensa “La Roca” apuesta por la promoción de las botellas retornables entre los vecinos 


“Los consumidores traen sus botellas vacías para llevar las retornables llenas. Ha sido un proceso lento, pero se van acostumbrando”, cuenta David. “La Roca” se caracteriza por ofrecer una amplia variedad de mercaderías: alimentos de todo tipo, prendas de vestir y hasta una bicicleta -que recibe a los clientes colgada en el techo-. Pero las botellas retornables se han ido ganando su lugar y los vecinos se acostumbraron a ellas, incluso durante la pandemia. Y es que el sistema de botellas retornables ha demostrado ser seguro y un gran aliado del cuidado del ambiente: una botella retornable de PET puede utilizarse hasta 12 veces y una de vidrio hasta 25 veces.

“En la pandemia las ventas aumentaron, ahora todo se está estabilizando”, apunta David, cuya despensa forma parte de la cadena de valor de Coca-Cola Paraguay, compuesta por más de 60.000 clientes -el 75% son pequeños negocios de barrio- “Yo crecí en la despensa, y este lugar requiere de un aprendizaje y una innovación constante”, agrega. Con esa energía clásica de un emprendedor, David ha sacado adelante el negocio, que fue abierto hace 8 años por su mamá y que cuenta con una sucursal en el barrio Sajonia de Asunción.

El sistema de envases retornables tiene su gran base en los consumidores: de ellos depende que las botellas vuelvan a los puntos de venta para volver a empezar el ciclo 


Ese mismo espíritu innovador es el que ha llevado a Coca-Cola Paraguay a desarrollar envases cada vez más amigables con el medio ambiente, como la  Botella Única: que es de plástico PET, se puede reutilizar hasta 18 veces y además es 100% reciclable.

En el país circulan más de 5 millones de envases reusables de Coca-Cola (de plástico y de vidrio) –lo que representa casi el 50% del total- mientras que el 90% de las personas que compran gaseosas del portafolio de la Compañía optan por ese tipo de empaques.

Este tipo de apuestas se enmarcan en el compromiso global de la Compañía de trabajar por Un Mundo sin Residuos: un objetivo que busca recolectar y reciclar el 100% de los envases que comercialice para el año 2030.