Las pequeñas acciones medioambientales también suman para crear un mundo mejor: así lo entendieron los alumnos de ocho escuelas de Ñemby que se sumaron a una minga de limpieza por el barrio y pintaron murales con dibujos y consignas sobre la importancia del cuidado del planeta.

Journey acompañó a los estudiantes de la escuela San Pedro y San Pablo, quienes llenaron de colores la muralla de su colegio: “En el colegio nos incitan a no contaminar, a separar los residuos y a cuidar el agua. Hacemos carteles instructivos y reutilizamos las botellas”, contó Natalia Troxler, una de las estudiantes involucradas en intervención artística.

Las jornadas de limpieza forman parte de la alianza entre Coca-Cola de Paraguay y la Fundación Tierranuestra para proteger la cuenca hídrica del arroyo de Ñemby y el Arroyo Pa’i Ñu. “Uno de los objetivos del proyecto es estimular la movilización ambiental comunitaria. Buscamos que los colegios puedan compartir con la gente y recorrer los barrios”, explicó Carolina Fernández, Directora de Desarrollo Comunitario de la Fundación Tierranuestra.

La jornada se desarrolló al ritmo de la Orquesta “H2O Sonidos de Ñemby”, que forma parte del programa “Sonidos de la Tierra” creado en el 2002 por el maestro Luis Szarán. La iniciativa promueve la formación musical en comunidades vulnerables y el desarrollo de la conciencia medioambiental, tiene presencia en 56 barrios y convoca a más de 20.000 jóvenes.

Raquel Cristaldo, Directora de la escuela San Pedro y San Pablo, destacó que el motor del proyecto “es ayudar a involucrar y sensibilizar a nuestros alumnos. Desde pequeños les enseñamos sobre la importancia de la ecología, como crear huertas o trabajar con elementos reciclados para construir, por ejemplo, macetas. Lo importante es incentivarlos a seguir un hábito y que puedan llevar el ejemplo a sus casas”.

Coincidió Carolina con esta mención: “Cambiar los hábitos requiere de un largo proceso, no suceden de un día para otro. Lo que hacemos es simbólico y con esto queremos capitalizar esfuerzos; a pesar de las dificultades culturales, los cambios ya se están notando”.