Los tres recicladores de base forman parte del grupo que se capacitó para competir junto a las comisiones vecinales en el EcoDesafío “Luque Recicla”, organizado por Latitud R, Coca-Cola Paraguay, Soluciones Ecológicas y el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades).

A Carlos, Antonio y Cristian los une mucho más que los lazos de sangre. Estos tres hermanos, que nacieron, crecieron y viven en Luque, comparten también oficio: trabajan como recicladores de base desde muy jóvenes. Dicen que gracias a esta actividad, vital para el cuidado del medio ambiente, lograron construir su casa, educar a sus hijos, y llevar cada día el sustento al hogar.

Actualmente, los hermanos Chaparro participan del EcoDesafío “Luque Recicla”, que se extenderá hasta finales de junio. Ellos trabajarán con una de las diez comisiones vecinales seleccionadas para la acción, que apunta a promover el hábito de separación de residuos desde las casas, la dignificación del trabajo del reciclador de base y el fomento de la reutilización de materiales reciclables. La competencia es una iniciativa de la plataforma Latitud R, Coca-Cola Paraguay, Soluciones Ecológicas y el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades).

“Agradezco que me hayan invitado a esta competencia y espero juntar muchos reciclables. Le digo a todos los barrios que se pongan las pilas y a reciclar todo lo que se pueda”, alienta Antonio, el mayor de los tres hermanos.

 “Ojalá que salga todo bien, que juntemos muchos reciclables. Pido a los vecinos que separen las basuras para agilizar nuestro trabajo. ¡Estamos muy felices por competir de vuelta!”, reflexiona Carlos.

Los recicladores de base aprendieron sobre cómo serán los pesajes y cómo será el trato con las comisiones vecinales durante “Luque Recicla” 

Entusiasmo en familia

Antonio es el mayor de los hermanos Chaparro. Cuenta que se dedica al reciclaje desde muy pequeño, hace unos 35 años. “Vivo con mi familia en Luque. Salgo de mi casa a la madrugada para ir a reciclar, recorro Luque y Asunción. Gracias a esta actividad tengo una casa y pude comprar todo lo que necesito. Eduqué a mis hijos que terminaron el colegio y ahora trabajan”, relata.

Por esa razón, Antonio celebra que en los últimos meses los vecinos hayan tomado más conciencia de la separación de los residuos en las casas, y busca trabajar para que este hábito se sostenga en el tiempo.

“Este es el trabajo de una generación”, apunta Cristian, el hermano del medio. “Es una experiencia buena trabajar entre hermanos, aprendemos a llevarnos bien entre familia. Gracias a esto alimento y visto a mi familia; pude comprarme un motocarro, muebles y hacer estudiar a mis hijos”, dice también con orgullo.

Cristian, por su parte, recorre varias zonas durante su rutina diaria; ciudades como Fernando de la Mora, Asunción, Mariano Roque Alonso y, por supuesto, Luque. Tiene dos motocarros y en uno de ellos trabaja uno de sus sobrinos. “Esto me da también la oportunidad de emplear a otros para que tengan las mismas oportunidades que yo”, agrega.

El menor de los Chaparro, Carlos, con el mismo entusiasmo que sus hermanos, cuenta que se dedica a la actividad de reciclar desde hace unos 15 años, y que recorre Luque, San Lorenzo, Roque Alonso y Asunción: y es que con el reciclaje -en sus propias palabras- va “a todas partes”.

El rol que cumplirán los recicladores de base en el certamen es el de retirar durante diez semanas los materiales reciclables -botellas plásticas, contenedores de comida, latas, papel y cartón, entre otros- que reúna la comisión vecinal asignada. Durante ese tiempo, la ganancia obtenida por las ventas del material será para cada uno de ellos. La comisión vecinal que más kilos logre juntar en los EcoPuntos instalados en la ciudad ganará la competencia y recibirá los medios para hacer mejoras en el barrio. En ese trabajo, el enlace entre los vecinos y los recicladores de base está a cargo de diez jóvenes capacitadores de la empresa Soluciones Ecológicas.

En este marco, y en la previa de la puesta en marcha del concurso, los recicladores participaron con mucho entusiasmo y expectativa en una jornada de capacitación en la sede de la Municipalidad de Luque. Allí, los Chaparro demostraron su orgullo por ya tener experiencia previa: formaron parte del EcoDesafío Asunción en 2019 y 2020. Durante el evento, los recicladores aprendieron la dinámica del concurso y recibieron equipos especiales para su seguridad sanitaria como alcohol para manos, tapabocas, una remera de la competencia y botas.

Para Coca-Cola Paraguay, apoyar al EcoDesafío “Luque Recicla” significa un paso importante en el trabajo por el compromiso global de la Compañía Coca-Cola de trabajar por Un Mundo Sin Residuos, una iniciativa por la que busca recolectar y reciclar el 100% de los envases que pone en el mercado para 2030.