La importancia del reciclaje y de replicar las acciones que fomentan la economía circular son los pilares principales de Mi Ciudad Recicla, una competencia que busca promover el hábito de reciclar en los municipios de Paraguay de más de 100.000 habitantes.

Fomentar la separación de residuos en las casas, dignificar el trabajo de los recicladores de base e impulsar la economía circular a través del recupero de reciclables: esos son los tres pilares de Mi Ciudad Recicla, una competencia que invita a participar de un “EcoDesafío” a las ciudades paraguayas de más de 100.000 habitantes.

La propuesta es similar a la del EcoDesafío Asunción Recicla, que durante dos años consecutivos propuso a comisiones vecinales de Asunción trabajar junto a recicladores y capacitadores para competir en la recolección de materiales reciclables. Para ello, el puntapié inicial de la cadena debe darse en los hogares de los vecinos de cada comunidad. Ahora, la mira está puesta en replicar esta iniciativa en diferentes municipios de país.

Mi Ciudad Recicla está impulsado por la plataforma Latitud R, que apunta al reciclaje inclusivo y al fomento de la economía circular. De ella forman parte la Fundación Coca-Cola, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Fundación Avina, PepsiCo, Dow Chemical y la Red Latinoamericana de Recicladores. En Paraguay, el proyecto será llevado adelante por la empresa Soluciones Ecológicas con el apoyo del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades) y Coca-Cola Paraguay.

En el marco del lanzamiento de la competencia, Carlos Jara, director ejecutivo de Soluciones Ecológicas, celebra la posibilidad de replicar el EcoDesafío en otras ciudades más allá de Asunción. “El objetivo es saber cómo trabaja el municipio con relación al reciclaje; entonces, de esta manera, llegar a la ciudadanía. Sabemos que el reciclaje inclusivo tiene que ser a nivel nacional, no solamente en Asunción”.

La primera fase del concurso invita a los municipios de Paraguay a que se inscriban y postulen para formar parte del EcoDesafío. La ciudad que resulte seleccionada en base al cumplimiento de los requisitos necesarios -como contar con la organización en al menos 10 comisiones vecinales o tener un vínculo fluido con recicladores de base- será la anfitriona de Mi Ciudad Recicla: allí se instalarán 10 EcoPuntos. Resultará ganadora la comisión vecinal de esa ciudad que más cantidad de reciclables acopie en un periodo de dos meses. Cada comisión trabajará con un reciclador de base, que venderá los materiales que se vayan recolectando.

Eduardo Rotela, gerente programático de la Fundación Avina en Paraguay; Hugo Piccinini, director de Gestión Ambiental del Ministerio del Ambiente; Carlos Jara, director ejecutivo de Soluciones Ecológicas y Ángel Almada, gerente de Asuntos Públicos de Coca-Cola Paraguay durante la presentación de “Mi Ciudad Recicla” en la sede del Mades.

Como ejemplo, en la segunda edición del EcoDesafío Asunción Recicla se juntaron 29.063 kilos de residuos en diez semanas, gracias al esfuerzo de 16 comisiones vecinales de la capital.

“Aparte del reciclaje, lo importante también es el trabajo que se hará junto a los recicladores; tratando de llegar a la economía circular y la mejor condición económica y de vida de los recicladores que, en estos temas, son pilares fundamentales”, opina Hugo Piccinini, director de Gestión Ambiental del Mades.

El anuncio de la comuna seleccionada para albergar el EcoDesafío se hará a finales de febrero y la competencia se realizará entre abril y junio. En caso de que esas ciudad cuente ya con un proyecto propio vinculado al reciclaje, se le brindará apoyo logístico durante un año para promover su alance.

Hugo Piccinini, director de Gestión Ambiental del Ministerio del Ambiente.

La cultura del reciclaje gana terreno en Paraguay

El director de Gestión Ambiental del Ministerio del Ambiente, quien también fue en años anteriores intendente de Asunción, considera que lo más importante es instalar la cultura del reciclaje a través de la educación para generar hábitos. Y Mi Ciudad Recicla busca precisamente eso: que los municipios, las comisiones vecinales y los recicladores trabajen juntos y entiendan la importancia de cada uno. “Con la buena costumbre de reciclar van a ganar mucho en salud y en economía”, afirma.

Para hacerlo posible, la articulación entre todos los sectores públicos y privados es muy importante. Así lo entiende Eduardo Rotela, gerente programático de la Fundación Avina en Paraguay, quien destaca el rol de Latitud R en la coordinación de la competencia. “Latitud R lleva un poco más de 10 años de trabajo con impacto en más de 17 países de América Latina y el Caribe, promoviendo hasta la fecha la recuperación de aproximadamente 3 millones de toneladas de productos reciclables a través de los recicladores de base y promoviendo la formalización de aproximadamente 17.000 recicladores de base con más de 100 gobiernos municipales”, apunta.

Eduardo Rotela, gerente programático de la Fundación Avina en Paraguay.

En ese sentido, Eduardo destaca que el rol de los municipios es clave para lograr la incorporación de los recicladores de base en la cadena de valores de la industria de reciclaje y conseguir su formalización a través de las cooperativas, que además propicien la capacitación y la asistencia técnica para mejorar las condiciones de trabajo y los niveles de sus ingresos.

Carlos Jara, director ejecutivo de Soluciones Ecológicas. 

El trabajo conjunto será una vez más la pieza fundamental para el éxito. Y ese ha sido el camino elegido por Coca-Cola de Paraguay, que apoya Mi Ciudad Recicla, en el marco de su compromiso global Un Mundo sin Residuos, por el que la Compañía se compromete a recolectar y reciclar a nivel global el 100% de los envases que pone en el mercado para 2030.