Conciencia ecológica, reciclaje, arte y trabajo comunitario: todo eso reúne el proyecto “Hermoseando nuestro barrio” creado por alumnos, docentes y padres del Colegio Jorge Manuel Pérez Ramírez para embellecer y mantener limpia la zona donde se encuentra la institución.

El colegio, ubicado en el distrito de Pirayú –a 50 kilómetros de la ciudad de Asunción- fue responsable de esta iniciativa que nació para crear conciencia sobre la importancia del cuidado del medio ambiente y, al mismo tiempo, educar a la comunidad en el manejo de los recursos a partir de la práctica del reciclaje como estrategia principal.

El proyecto fue impulsado por la profesora del área de Ciencias Básicas de la institución, Idalina Guerreros. “Trabajamos con tapitas y botellas PET porque se trata de residuos que se acumulan y propusimos una acción para contrarrestar este problema”, explicó a Journey. “Los alumnos recolectaron las tapitas, luego las seleccionaron por colores y finalmente las utilizaron para realizar un mural alusivo al cuidado del medio ambiente”, enumeró.

El objetivo era bien claro: “Quisimos fomentar la limpieza y el aseo de la zona, dar al mismo tiempo un toque de arte, y así embellecer nuestra ciudad”. La consigna principal fue que cada alumno debía recolectar 1500 tapitas y 40 botellas de plástico para llevar adelante las obras. En total, se utilizaron 73.500 tapitas para la confección del mural y se armaron dos árboles de Navidad –de 6 y 3 metros cada uno- realizados completamente de botellas de plástico.

“Esta acción apunta a crear una cultura de reciclaje en todos los habitantes de la ciudad, por lo que proyectamos continuar con este tipo de trabajos”, destacó Idalina.


Una obra comunitaria

Tanto los alumnos, como los docentes y padres involucrados en esta iniciativa recibieron un reconocimiento de la Secretaría de Ambiente (SEAM) por este trabajo. También colaboraron con el proyecto comercios de la región, como las cooperativas Yaguarón y Ypacaraí, y la Municipalidad de Pirayú.

“Pintemos un futuro nuevo, reciclemos”. Ese es el mensaje que actualmente se lee en el mural diseñado con las tapitas. Una frase que brilla junto al sol y los elementos de la naturaleza dibujados con las tapitas de varios colores y que le aportan al barrio una belleza donde antes había paredes grises y maltratadas. A metros de allí, en los días de fiesta de fin de año, unos árboles de Navidad - realizados con la base de las botellas PET- decoraron la zona.

Entre los objetivos del proyecto se contempló la realización de ornamentaciones de jardines en los espacios verdes de  la comunidad de Tuyucuá; la implementación de jornadas de limpieza semanales para embellecer los espacios de la comunidad; y la concientización de los miembros de la comunidad educativa sobre la importancia del mantenimiento y cuidado urbano.

Para Idalina, estas acciones son importantes porque son ejemplos de responsabilidad social y cuidado del medio ambiente. “El principal problema es la basura y su mal manejo, que genera inconvenientes, especialmente la contaminación de los recursos hídricos de la ciudad”, dijo y finalizó: “Necesitamos que la gente tome conciencia de la importancia de una mejor gestión de los residuos. Acciones como las nuestras son alternativas para promover conciencia y al mismo tiempo establecer posibles soluciones”.