Conciencia ecológica, reciclaje, arte y trabajo comunitario: todo eso reúne el proyecto “Hermoseando nuestro barrio” creado por alumnos, docentes y padres del Colegio Nacional Jorge Manuel Pérez Ramírez, ubicado en el barrio Tuyucuá -de la ciudad de Pirayú- para embellecer y mantener limpia la zona donde se encuentra la institución.

La iniciativa nació para crear conciencia sobre la importancia del cuidado del medio ambiente y, al mismo tiempo, educar a la comunidad en el manejo de los recursos a partir de la práctica del reciclaje como estrategia principal.

“El proyecto apunta a reducir la contaminación que provocan los residuos, especialmente los plásticos que son los que más abundan por aquí”, dice la profesora del área de Ciencias Básicas de la institución y una de las creadoras de la iniciativa, Idalina Guerreros. Además, agregó: “Trabajamos con tapitas y botellas PET porque se trata de residuos que se acumulan y por eso propusimos una acción para contrarrestar este problema”. Los alumnos se encargaron de recolectar las tapitas, luego las seleccionaron por colores y finalmente las utilizaron para realizar obras con motivos navideños, desde un árbol de 7 metros de alto hasta un pesebre gigante. Para estos trabajos se utilizaron casi 10.000 botellas PET y más de 40 000 tapitas de diferentes colores.

No es la primera vez que se realiza este proyecto comunitario. El primer trabajo se realizó en el 2016 con la ejecución de un mural de 14 metros de largo por 3 metros de ancho. “Un año después se elaboraron varios objetos de materiales reciclados y ahora ejecutamos este nuevo proyecto que denominamos Decoremos Reciclando Fiestas Navideñas Sustentables”, destaca Idalina.

El objetivo es bien claro: “Quisimos fomentar la limpieza y el aseo de la zona, dar al mismo tiempo un toque de arte, y así embellecer nuestra ciudad. Nuestra misión es concientizar a toda la población sobre la importancia de ‘hermosear’ los lugares estratégicos de la comunidad para lograr una mejor convivencia entre los vecinos y, al mismo tiempo, establecer una cultura ecológica que se mantenga en el tiempo”

Para Idalina, estas acciones son importantes porque son ejemplos de responsabilidad social y cuidado del medio ambiente. “El principal problema es la basura y su mal manejo, que genera inconvenientes, especialmente la contaminación de los recursos hídricos de la ciudad”, dijo y finalizó: “Necesitamos que la gente tome conciencia de la importancia de una mejor gestión de los residuos. Acciones como las nuestras son alternativas para promover conciencia y al mismo tiempo establecer posibles soluciones”.