La protección de los recursos naturales de Paraguay es posible incluso a través de pequeñas acciones individuales. A gran escala, la articulación de varios actores es fundamental. Conversamos sobre los desafíos en esta área con Karim Musálem, Director de Conservación de WWF Paraguay, ONG ambientalista que cada año propone “La Hora del Planeta”, una iniciativa a la que se sumó Coca-Cola Paraguay.

Journey Paraguay. -

Los árboles son esenciales en la protección del medio ambiente. Y los bosques juegan un rol preponderante en la conservación de la naturaleza, sobre todo en el cuidado de los suelos y los cauces hídricos.

Por eso, el flagelo de la deforestación, que es una realidad que se palpa en Paraguay, requiere de acciones conjuntas y bien pensadas. Este año Coca-Cola Paraguay se sumó a “La Hora del Planeta”, un evento organizado por World Wildlife Fund (WWF), el movimiento global que busca promover acciones para cuidar el planeta. El Director de Conservación del capítulo Paraguay de la ONG ambientalista, Karim Musálem, conversó con Journey sobre cuidado ambiental y el trabajo por la reforestación de los bosques del país.

-¿Cómo evalúa la situación de los bosques del Paraguay? ¿Qué medidas pueden tomarse para contrarrestar la deforestación?

-Las pérdidas de bosques nativos se dan a un ritmo de entre 165.000 a 392.000 hectáreas anuales, según datos del Instituto Forestal Nacional de los años 2015 al 2018. Las causas son muy diversas: la falta de cumplimiento de la legislación ambiental, los conflictos de la tierra o superposición de títulos y la deforestación por cultivos ilícitos, son algunas de las más comunes.

Tampoco existen incentivos suficientes para aquellos que desean conservar más que lo que exige la ley o alguna forma de compensación para quien conserva. Además de los bosques, también se están reduciendo los pastizales naturales, humedales, donde nace y se purifica mucha del agua de nuestros ríos y lagos.

-¿Cuáles son los principales desafíos para preservar los recursos naturales en Paraguay?

-Son muchos. Uno de ellos es la complejidad de poder llevar adelante la producción y crecimiento económico a la par de conservación de los sistemas naturales, un reto que requiere de un gran esfuerzo de planificación, normas claras, cumplimiento de la legislación, información técnica suficiente para la toma de decisiones y, por supuesto, voluntad política y recursos económicos.

El esplendor natural de la Reserva Mbaracayú [Foto: Fabianus Fliervoet - WWF Paraguay]


-¿Cómo podemos aportar entre todos a cuidar el medio ambiente?

-Elevando la voz hacia el sector político y los tomadores de decisión sobre la importancia de promover un desarrollo sostenible que contemple lo ambiental, lo social y lo económico.  También podemos modificar nuestras propias actitudes, especialmente en nuestros hábitos de consumo y de desperdicio de alimentos, así como también el uso eficiente de la energía y el agua.

-¿Cómo podría encararse la reforestación de las zonas afectadas en el país?

-La reforestación con especies nativas es una forma de recuperar las superficies forestales funcionales, pero no la única. Una estrategia más amplia, como la restauración ecológica, es un proceso que aprovecha la capacidad de los ecosistemas de regenerarse y recuperarse con el tiempo. Plantar árboles puede ayudar a que estos procesos se den de forma más rápida, pero aprovechar la regeneración natural hace que los costos se reduzcan.

-¿Cuáles son las prioridades para el cuidado del medio ambiente en Paraguay?

-La educación ambiental es un pilar y es la base del cambio de actitudes en torno a todos los temas ambientales, y debe ampliarse a todos los niveles -tomadores de decisiones, empresas, productores, sociedad civil, jóvenes-. Es importante que el tema ambiental se convierta en una prioridad para el Gobierno. También es muy necesario identificar mecanismos de incentivos a los poseedores de bosque y otros espacios naturales; el ordenamiento territorial y seguir generando conocimiento y entendimiento sobre este paradigma del desarrollo sostenible y cómo llevarlo adelante.

-¿Cómo ayuda o asiste WWF al cuidado del medio ambiente en el país?

-Nuestro trabajo integra diferentes estrategias y enfoques, desde prácticas para una producción más sostenible, hasta apoyo a gobiernos municipales para llevar adelante planes de ordenamiento urbano y territorial. También trabajamos en generación de información importante que apoya la toma de decisiones, el monitoreo de fauna, el fortalecimiento de alianzas multisectoriales que promuevan modelos de desarrollo sostenible, trabajos de comunicación y educación y en la incidencia en mercados y finanzas para que estos incorporen criterios ambientales y sociales y que se promuevan proyectos que sean rentables, ambientalmente responsables y positivos al medio ambiente.

Coca-Cola Paraguay trabaja de forma activa para impulsar un mejor manejo de los recursos hídricos y llegar con agua potable a comunidades rurales del país, a través del proyecto Y Kuaa. En la misma línea, la Compañía forma parte del proyecto de recuperación de suelos en la zona de la reserva Mbaracayú, en Canindeyú -que apunta a mejorar la infiltración del agua en los bosques y acompañar nuevas técnicas de siembra-, y acompaña la iniciativa “Colosos de la Tierra”.