La Vicepresidente de Políticas Públicas, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola para el sur de América Latina participó de la última edición de Gramo Sustentabilidad, donde destacó que para la Compañía “la necesidad de rediseñarnos todos los días es vital”.

Desde hace 27 años, Soledad Izquierdo, se siente inspirada para trabajar en Coca-Cola debido a el poder transformador que contagia la Compañía y  la capacidad de ser un agente de cambio positivo en los más de los 200 países donde opera. Con esa convicción, Soledad participó como oradora en la segunda edición de Gramo Sustentabilidad, un encuentro centrado en la presentación de ideas innovadoras y comprometidas con el medio ambiente que tuvo lugar en la capital paraguaya.

“La mejor manera de predecir el futuro es diseñándolo. Esta idea de rediseñar el futuro es la esencia de Coca-Cola. Quién soy como persona o Compañía es diferente a quién era ayer, y lo que me define es el presente”, resaltó la ejecutiva en su exposición, y agregó: “La necesidad de rediseñarnos todos los días es vital. La transformación por la que estamos pasando ahora es la más fabulosa y excitante de nuestros 130 años de existencia. Sabemos que los desafíos requieren de cambios muy profundos desde adentro hacia afuera”.

Soledad destacó en su charla que para Coca-Cola lo más importante es hacer los negocios de la manera correcta, no sólo de la manera fácil. En esa línea, mencionó cómo la sustentabilidad se encuentra en el ADN de la Compañía, que se traducen en tres grandes líneas de acción: agua, empaques sustentables y desarrollo de la comunidad.

“Para Coca-Cola el agua es mucho más que un ingrediente clave, es vida, es salud, es prosperidad. En 2010 apoyamos a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el reconocimiento del derecho humano al agua y al saneamiento, reafirmando que son esenciales para la realización de todos los derechos humanos”, resaltó Soledad. En ese sentido, la Compañía asumió el compromiso de devolver a la naturaleza el 100% del agua que emplea en sus bebidas y procesos productivos, a través de programas muy diversos en Paraguay y el mundo.

De igual manera, mencionó la iniciativa Un Mundo Sin Residuos: “Tenemos claro que el tema de empaques es un desafío, y asumimos la responsabilidad de resolverlo. Nos propusimos que en el 2030 vamos a recuperar y reciclar el 100% de los envases que lancemos al mercado”.

Por otro lado, Soledad hizo referencia a la fuerte conexión que tiene Coca-Cola con las comunidades en las opera. “Estamos muy ligados al crecimiento de las económicas regionales y locales; en el caso de Paraguay tenemos un trabajo de potencialización positiva de más de 40.000 pequeñas y medianas empresas todos los días”.

Por último, explicó que la Compañía innova de manera constante, tanto a través del lanzamiento de  bebidas bajas o sin calorías -que representan un tercio del portfolio de Paraguay-, como a través nuevas recetas para satisfacer las necesidades de los consumidores en distintos momentos del día. “A esto se le suman otras cuestiones que tienen que ver con información nutricional en nuestros empaques, para que las personas puedan tomar decisiones informadas”, agregó.

“El mundo exige respuestas concretas. Por eso, para Coca-Cola hacer negocios es tan importante como la manera en que los hacemos”, sentenció Soledad, quien motivó al público a unirse a un cambio por un mundo más sustentable.