Los integrantes de la Orquesta de Cámara de Ñemby y jóvenes monitores ambientales, parte de este proyecto, decidieron celebrar el Día de la Amistad con una nueva minga ecológica. Con el apoyo de Coca-Cola Paresa, brindaron consejos a los vecinos sobre cómo ayudar a proteger los cauces hídricos y mantener limpio el lugar.

Todos los días, a la plaza Pratt Gill del barrio Pa’i Ñu de Ñemby llegan cientos de vecinos que buscan relajarse al sol y al aire libre. Ubicada en un lugar estratégico de una de las ciudades más populosas del Área Metropolitana, el sitio se destaca con un verde que marca el paisaje a medida que los vehículos circulan en las calles aledañas.

El arroyo Pa’i Ñu, que desemboca en el río Paraguay, cruza este predio. Hoy, sus aguas lucen más cristalinas que en el pasado, sobre todo desde que los jóvenes de la Orquesta de Cámara de Ñemby y monitores ambientales eligieron este espacio para realizar diversas acciones ambientales, como la limpieza del cauce hídrico y la plantación de nuevos árboles nativos, y siempre con la música como el motor inspirador. El 30 de julio, el grupo se puso nuevamente en acción, en coincidencia con los festejos del Día de la Amistad.

Los carteles que alientan al cuidado ambiental forman parte de las iniciativas ambientales llevadas a cabo por Sonidos de Ñemby 

“Elegimos festejar entre amigos, en un entorno natural, dando una mano a la limpieza del lugar. Es parte de nuestra contribución a la comunidad, que marca un paso nuevo para otra gente”, dijo Inés Peralta, una violinista de 16 años que forma parte de la Orquesta de Cámara de Ñemby.

El aporte de los monitores ambientales también es muy importante para el proyecto. Jessica Bogado, de 17 años e integrante de ese equipo, explicó que su misión dentro del proyecto Sonidos de Ñemby, impulsado por Coca-Cola Paresa -embotellador de Coca-Cola en Paraguay- y la Fundación Tieranuestra, es la promoción del cuidado de la naturaleza y la prevención de la contaminación ambiental y también del agua: “Para ello realizamos talleres, mingas ambientales, limpiezas de arroyos y plazas”.

Tanto Inés como Jessica cumplieron su misión con alegría y durante la jornada solidaria brindaron consejos a la ciudadanía sobre cómo ayudar al cuidado de los predios verdes y, especialmente, a la limpieza de los cauces hídricos.

Sobre ofreciendo tips de cómo colaborar en las mingas: utilizar bolsas resistentes para separar los residuos que se van encontrando a medida que uno hace la limpieza; usar guantes de cuero, que son más resistentes para la limpieza, además de un cubrebocas y lentes especiales para evitar que los residuos puedan dañar a los ojos; y pesar los materiales recogidos de los cauces y los predios verdes que luego se puedan reciclar. 

La colocación de guantes de cuero o de material duro es clave a la hora de hacer la limpieza. 

“Una motivación adicional para limpiar los cauces es saber que estás contribuyendo con el medioambiente, con los peces que están en el agua y las plantas que crecen. También que en un futuro vas a tener más aire, más limpieza y gente que vaya a visitar la ciudad”, precisó Inés.

Jessica, por su parte, destacó que “una persona que ayuda al medioambiente se siente realizada, con más amor. Cuanto más limpio esté el mundo, mejor impactará en todos”.

La unión y la amistad, claves para el cuidado del medio ambiente

“Nos interesa celebrar el Día de la Amistad a través de una causa que ya hace aproximadamente siete años que abrazamos, que es la recuperación del cauce hídrico de nuestro arroyo Pa’i Ñu”, explicó Irma Orrego, coordinadora de la Orquesta de Cámara de Ñemby.

Por supuesto, la música tampoco estuvo ausente durante la jornada de minga ambiental. 


Irma remarcó la emoción de los chicos de encontrarse de vuelta en luego de que la pandemia ponga una pausa a sus actividades comunitarias: lo hicieron con alegría y respetando los cuidados sanitarios recomendados por las autoridades. “Tenían muchas ganas volver al ruedo y hacer lo que más les gusta: la música”, contó.

Por último, remarcó la importancia de la música en la protección del lugar que habitamos: “es el vehículo canalizador para llevar el mensaje del cuidado del medioambiente. Cuando adoptamos a la música como medio de vida y de cuidado del medioambiente podemos comenzar a crear un lugar mejor”.

Coca-Cola Paraguay acompaña esta iniciativa junto con la Fundación Tierranuestra en el marco de su compromiso global de trabajar por Un Mundo sin Residuos y su política de cuidado del agua, que implica cuatro pilares: reducción de su uso, recuperación y tratamiento en las plantas embotelladoras, programas de acceso a agua en comunidades vulnerables y el apoyo a iniciativas de preservación y protección de cuencas. Este conjunto de acciones permite a la Compañía que desde 2015 devuelva a la naturaleza el 100% del agua que utiliza en sus bebidas a nivel global, una meta que se alcanzó cinco años antes de lo previsto.